Dale a tus senos el cuidado que necesitan

Dale a tus senos el cuidado que necesitan

Hace algunos meses, me vi en la necesidad de visitar al mastólogo por un dolor punzante que mantenía en el seno derecho. Afortunadamente, mi mama estaba sana; lo que sentía no era más que el reflejo de una neuritis intercostal producto del exceso de trabajo, estrés y malas posturas al sentarme en el escritorio. Lo que jamás imaginé de aquella consulta médica es que —a pesar de estar sana y salir con un suspiro de alivio— también me llevaría un fuerte regaño del médico, quien me exhortó por no darle el cuidado adecuado a mis senos, mamas, ‘bubis’ o como sea que prefieras llamar a tus chicas.

A veces subestimamos lo que ciertas prendas, productos o hábitos le hacen a nuestro cuerpo y no solo eso, sino que muchas veces ignoramos los cuidados básicos que debemos adoptar para preservar una buena salud. Por eso quiero compartir contigo los valiosos tips para el cuidado de los senos que me traje ese día de la visita al especialista.

Usa más desodorantes y menos antitranspirantes

Los antitranspirantes bloquean los conductos de las glándulas sudoríficas para regular la transpiración, evitando y controlando el flujo de sudor; es decir, tapan los terminales justo en el área donde se aplican para impedir el sudor y el mal olor. En cambio, los desodorantes permiten la transpiración al enmascarar el olor por medio de su perfume, pero en ningún caso evitan la secreción de sudor.

Rose Mcgowan Paige Charmed se mueve el brassiere

Entiendo que quizás no puedas prescindir del uso de antitranspirantes por completo, así que mi recomendación es que lo alternes con el uso del desodorante y cuando te apliques un antitranspirante, no lo hagas diariamente, ya que su efecto dura varios días (aunque tomes duchas diarias).

Evita usar sujetadores con relleno o aros metálicos

Lo sé, sé que los brassieres estilo push-up o con ballena (la varilla inferior en las copas) son los que mejor moldean y acentúan la forma de los senos, pero estos, además de no ser cómodos, tienden a maltratar el seno, a debilitar los músculos de la zona y su soporte para promover la flacidez a largo plazo; a causar dolores y hasta lesiones en la piel, sobre todo cuando usas un bra que no es de tu talla, porque —por si no lo sabías y según datos estadísticos— pocas mujeres son las que aciertan su talla de brassiere ideal.

Mujer se mira los senos en el espejo

La recomendación es emplear tops o bralettes. Estos no solo son súper trendy y femeninos, sino que ofrecen mayor comodidad, cero dolor y firmeza natural que retrasa la caída del busto.

bralettes para el cuidado de los senos
Fuente: Pinterest.

Los sostenes con relleno o ballena puedes dejarlos para ocasiones especiales, donde tu atuendo amerite el uso de un buen brassiere; eso sí, ¡nunca lo uses por más de siete horas seguidas!

Dale descanso y espacio a tus senos

Conozco a mujeres que no pueden prescindir del uso del sujetador ni por un momento porque son de busto pequeño y estos les añade volumen, o bien, porque simplemente se sienten desnudas sin ellos. Amiga, no en vano una de las cosas más gratificantes al llegar a casa es poder quitarnos el sostén y experimentar ese alivio.

Rachel de Friends se quita el sostén y se lo lanza a Ross

Aunque no lo creas, ¡nuestras mamas piden a gritos ser libres! Ellas también necesitan respirar y moverse con libertad, así que no todo el tiempo tienes que estar con un top o sujetador encima.

Otro punto importante es que jamás debes dormir con un brassiere puesto. Al comprimir nuestros senos o axilas, el sujetador también comprime varios ganglios y canales linfáticos, evitando así que podamos filtrar y eliminar las toxinas, de modo natural, mediante el drenaje linfático; funciones que por lo general se llevan a cabo durante la noche. De ahí que puedan originarse retenciones de líquidos, detalles que a largo plazo puede originar, por ejemplo, la aparición de posibles quistes, nódulos fibrosos o tumores.

Mujer se quita el sostén al llegar a casa

Cuida tu postura, esta también afecta tus mamas

Tanto al caminar como al dormir y sobre todo, al trabajar —más si pasas horas frente a un escritorio—. La postura que mantengas podría perjudicar el aspecto de tus senos ¡más de lo que imaginas!

¿Qué es lo que debes evitar? Encorvarte, cruzar los brazos contra el pecho con mucha fuerza o dormir boca abajo. Procura mantener la espalda recta; cuando estés sentada frente al escritorio, usa sillas con posa-brazos para evitar la constante tensión muscular que se refleja en tus mamas y habitúate a dormir en una posición en la que no se comprima tu busto.

Examínate

El busto es una zona susceptible a los cambios hormonales y de hábitos, por ello es importante que hagas tu parte y adoptes los cuidados básicos para prevenir el cáncer de mama.

Para ello, mantén un control médico regular con tu ginecólogo, hazte una mamografía anual (si tienes más de 30 años) y practica regularmente la autoexploración mamaria —preferiblemente 4 días después del inicio de tu periodo— para descartar cualquier irregularidad.

Olivia Munn examina sus senos

Ya lo sabes, no esperes a tener que pasar un susto, en un frío consultorio médico, para crear consciencia y aprender a darle más amor del bueno a tu chicas. Con los años, te agradecerás haberlo hecho a tiempo.

#MujerInspírate

 

¿Qué opinas?

Andrea Colina

Andrea Colina

Comunicadora Social/Periodista. Escribo, luego existo. Amante del buen cine y de los retrogames. Creativa por gracia multiforme.
JESÚS: mi verdad absoluta.

You May Also Like

mujer joven baila mientras sonríe mirando al cielo - quiero bailar con Dios

Quiero bailar con Dios

mujer con las manos sobre su pecho - cómo sanar a tu niño interior

Carta abierta: Cómo sanar a tu niño interior

¿Cómo mantener el bienestar emocional en tiempos difíciles?

Conductas autolesivas, cuando el dolor emocional te lleva a hacerte daño - autolesión

Conductas autolesivas: cuando el dolor emocional te lleva a hacerte daño

error: Content is protected !!