Marta: La mujer que se convirtió en una leyenda del fútbol

Marta Vieira da Silva es una futbolista brasileña que está en boca de todos. Ella es la máxima goleadora de todos los tiempos del torneo de la Copa Mundial Femenina de la FIFA y fue nombrada Jugadora del Año (Premio The Best) seis veces consecutivas (2006, 2007, 2008, 2009, 2010 y 2018); pero su vida no siempre estuvo marcada por el éxito. Para abrirse camino, Marta tuvo que retarse a sí misma y atreverse a dar pasos de fe pese a la oposición que enfrentó.

Fuente: Getty Images.

Marta compartió una emotiva carta dirigida a su yo de 14 años en The Player’s Tribune, donde plasma la travesía hacia su sueño en detallados momentos de carencia, frustración, incertidumbre y discriminación que debió superar con determinación, sacrificio y esfuerzo.

En la actualidad, Marta también es Embajadora de buena voluntad de ONU Mujeres para mujeres y niñas en el deporte. Ella dedica sus esfuerzos a apoyar el trabajo de ONU Mujeres para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en todo el mundo, inspirando a mujeres y niñas a desafiar estereotipos, superar barreras y cumplir sus sueños y ambiciones, incluyendo el área del deporte.

Fuente: PNUD.

Hoy traemos un resumen de la inspiradora carta abierta de Marta que hoy insta a miles de mujeres a atreverse a más e ir por los sueños para los que fueron destinadas.

Carta a mi yo más joven

Querida Marta de 14 años de edad, sube al autobús.

Sé lo que estás pensando. Sé lo que estás sintiendo.

No lo pienses… Cuán asustada que estás, cuán nerviosa que estás, cómo todos han dicho que no puedes hacerlo… Que no deberías hacerlo… No pienses en nada de eso.

Sólo sube al autobús. Este autobús, si lo puedes creer, te llevará en el viaje de tres días a Río de Janeiro. Este autobús dejará atrás a tu familia y a las 11 mil personas en Dois Riachos… Este autobús te llevará a tu sueño de convertirte en futbolista profesional. Y te va a llevar a mucho más.

Te llevará a los campeonatos europeos, a las Copas Mundiales, a los Juegos Olímpicos, a los premios al Jugador Mundial del Año (aunque eso aún no sea una cosa). Te llevará a los estadios donde jugarás frente a decenas de miles de personas, a lugares donde se harán camisetas y botas solo para ti.

Te llevará por todo el mundo y tu llegada significará algo. Serás una parte de la construcción del juego en los Estados Unidos; una parte de un nuevo club en Orlando.

Serás una parte de hacer que el juego esté disponible para las chicas, de una manera que no estaba disponible para ti.

Lo sé, ahora mismo no puedes ver todo eso y parece una decisión difícil subir al autobús. Ni siquiera sabes a ciencia cierta qué pasará cuando llegues a Río. Pero confía en mí cuando digo que después de todo lo que ya has pasado, puedes hacer esto.

Ya has peleado, Marta. Eres más fuerte de lo que te das cuenta.

Fuente: Sam Robles/The Players’ Tribune.

Crecer en un pequeño pueblo como Dois Riachos no opacó tu talento.

La gente te hacía miradas extrañas y comentarios todos los días sólo porque eras una niña. Una chica que amaba el fútbol.

No había otras chicas en la ciudad jugando al fútbol… y la gente se aseguró de que tu madre lo supiera con frases como “No es normal”, “Es raro que una niña juegue” o “¿Por qué le dejas hacer eso?”.

Parecía que Mãe no estaba allí para ti. Y en cierto modo, no lo estaba. Después de que tu padre se fuera cuando eras un bebé, ella tuvo cuidar de los cuatro niños.

Ella salía a las 5 de la mañana para trabajar en esa plantación. Pasaba el día entero tratando el suelo, sembrando, solo para volver tarde en la noche. Siempre que llovía, ella recogía el agua para ayudar a cultivar alimentos para la familia y así comer en casa. Cuando no estaba en la granja, se dirigía al ayuntamiento, donde limpiaba y servía café. Así que nunca la viste tanto. Ella nunca tuvo la oportunidad de venir a tus juegos o verte jugar.

Pero ella está ahí para ti. Porque cada vez –cada una de las veces– que alguien en el pueblo se acercó a ella, ella siempre, siempre les dijo lo mismo: “Déjala ser”.

La cosa es que, a los ojos de Mãe, ella tampoco estaba allí. Ella no estaba allí para mostrarte algo diferente. Para mostrarte cómo “ser una niña”. Así que todo lo que sabes es ver fútbol en la televisión y soñar un día con jugar profesionalmente. Todo lo que sabes es crecer y jugar con los chicos de la ciudad. Pero, sólo cuando te dejan, porque siempre tuvieron ese estúpido plan.

“Puedes jugar”, te decían, pero sólo en un equipo con los jugadores más malos del vecindario. No es que importara. “Voy a jugar con quien sea”, les dices cada vez.

Y no importaba. Porque incluso cuando estuviste con los chicos que no podían jugar muy bien, tu equipo todavía ganaba y tú les enseñaste –en cada momento– les mostraste: Eres una niña, y puedes jugar al fútbol.

Sin embargo, no importa cuántos goles marque, los comentarios, los juicios, las bromas, todo eso no se detendrá. Incluso cuando llegas al equipo local, la gente murmura cosas mientras caminas. Sabes que tu talento en este momento no es suficiente para hacerlo cambiar.

Por un tiempo, el fútbol estará solo.

Fuente: Getty Images.

¿Recuerdas ese torneo hace solo unas semanas? ¿Cuándo tu equipo de Dois Riachos jugó en Santana do Ipanema para la copa regional? Habías jugado en este torneo antes, incluso te habían reconocido por tu habilidad como uno de los mejores jugadores.

Pero no importaba. Porque este año, otro entrenador de otro equipo dijo que si tienen que jugar contra ti, retirará a todo su equipo del torneo.

“Este no es un lugar para chicas”, dijo.

Me gustaría decir que los organizadores o tu equipo te defendieron, pero sabemos que no es así como funcionó. Así no es como eran las cosas. Así que fuiste tú quien se retiró del torneo. Por supuesto que lo hiciste. Simplemente así es más fácil, te hubieran dicho.

Saca a la chica para que los chicos puedan jugar.

¿Todavía recuerdas las lágrimas que brotaban de tus ojos?

Sé que no tiene sentido para ti en este momento. Sé  que te haces todos los días esta pregunta:

¿Por qué Dios me dio este talento, si nadie quiere que juegue?

Pero usa eso. Úsalo para la fuerza y ​​la motivación. Úsalo para luchar, Marta.

Lucha para demostrar que todos están equivocados, todos los que piensan que no hay lugar para las chicas en el campo.

Lucha contra su prejuicio. Lucha contra la falta de apoyo. Pelea contra todo: los chicos, las personas que dicen que no puedes. Lucha.

Lucha para ser aceptada, porque las dos sabemos que solo se necesita una persona para cambiar las cosas. Por eso estás aquí ahora mismo, parada frente a ese autobús, ¿verdad?

Hay un hombre llamado Marcos –él es de Río y es amigo de tu primo mayor, Roberto–. Marcos conoce a algunas personas y ha organizado todo para que vayas a Río con la oportunidad de probarte con el equipo femenino en Vasco da Gama.

Roberto le pidió a Marcos que lo preparara y él ayudó a pagar la tarifa del autobús para obtener el boleto. Creo que él sabe que puedes ser algo si sales de Dois Riachos.

Tú también sabes esto y el fútbol será tu salida, será tu camino hacia el éxito, hacia la felicidad.

No ha sido fácil, pero, créeme, las cosas cambiarán.

Pero primero, tendrás que esperar un poco más cuando llegues a Río. Te alojarás en un piso con Marcos y su familia mientras esperas una llamada para venir a probarte. Dormirás en una cuna en la sala de estar. Y justo a tu lado, cada mañana cuando te despiertes, verás tus botas de fútbol sentada en la esquina… sólo esperando.

Trajiste botas nuevas para la prueba. Pero mirarlas te recuerda tus botas de vuelta a casa. Los que te llevaron a este momento.

Conoces las botas de las que estoy hablando. Las que te dio el abuelo de un compañero de equipo. ¿Recuerdas aquel día que te los dio? No más entrenamiento en pies descalzos. No más préstamos de otra persona para un partido.

Tu propia par. Sin marca. Usadas. De gran tamaño y relleno de periódico en el dedo del pie para que te ajusten… Las mejores botas del mundo.

Finalmente recibirás una llamada. “Es hoy”, el equipo te dirá. Y tomarás tus botas y te dirigirás al campo. Cuando llegues, verás algo que nunca antes has visto: un campo de mujeres jugando al fútbol.

Pero tu timidez se hará cargo. Y aunque finalmente estás entre otras chicas jugando al fútbol, ​​aún te sientes un poco… diferente. Estas son chicas mayores, de ciudad. Son geniales, son profesionales. ¿Y tú? Eres una joven delgada de 14 años, de una ciudad pobre y con acento norteño.

No abrirás la boca, tienes demasiado miedo de que se burlen de cómo hablas. Así que harás lo que siempre haces.

Deja que tu fútbol hable por ti. Exprésate en el campo.

Y cuando entras en el campo, tu primer toque será una patada tan fuerte que golpeará al portero en su espalda cuando intente detenerlo. Y la pelota rodará hacia la portería.

Las cabezas girarán hacia ti. Pero esta vez las miradas no serán por las mismas razones que en casa. No te mirarán preguntándote: “¿Por qué estás aquí?”. No, esta vez se estarán preguntando, “¿En serio?”. Y entonces alguien finalmente hablará. Será Helena Pacheco, la coordinadora del equipo senior femenino: “La queremos con nosotros”.

Está bien. Tú perteneces al campo. Con ellos. Eres parte de este juego. Pero esto es solo el comienzo, porque vas a ser parte de otra cosa…

Vas a ser parte de cambiar el juego de las mujeres. De mostrar a otras chicas que sentían que no pertenecían, que sí pertenecen. Que pertenecen allí mismo, al campo.

Fuente: Getty Images.

Llegando a la cima

Es increíble lo mucho que ha cambiado el juego para las mujeres. Pero, de muchas maneras, encontrarás que siempre va a ser un poco más difícil para las chicas.

Pero una cosa que encontrarás es que todas las mujeres comparten algo: Una historia complicada y un amor por el fútbol que las sigue conduciendo.

El idioma será una barrera para muchos de los equipos en los que estás. Pero jugando lado a lado… lo verás. No necesitarás las palabras. Verás la misma unidad, la misma determinación en el campo.

Es lo que viene después de años de personas que te dicen que no puedes hacerlo o que no perteneces allí.

Es la dedicación a seguir mostrándote, a seguir poniendo todo lo que tienes ahí afuera mientras enfrentas constantemente los prejuicios, mientras luchas constantemente por la aceptación y el respeto.

Así que recuerda cuán sola te sientes ahora mismo y escucha cuando te digo esto: En todo el mundo, hay otras chicas que sienten lo mismo.

Las chicas que reciben miradas fijas, las chicas a las que les preguntan por qué están ahí, las chicas que se retiran de los torneos y las llaman con otros nombres.

Pero esa soledad, no durará. Y no pasará mucho tiempo antes de que todas jueguen juntas.

Fuente: Getty Images.

Sé que ahora, a los 14 años, todo lo que quieres hacer es alejarte de Dois Riachos. Así que esto va a sonar loco, pero uno de los mejores momentos de tu carrera sucederá allí. Irás por todo el mundo, pero Dois Riachos es donde te golpeará.

Vendrás a casa. Será en el 2006 y acabarás de ganar el FIFA World Player por primera vez. (Así es, este solo es el primero). Habrá multitudes de personas que te darán la bienvenida a casa. Todos quieren ver a la heroína local que ha regresado. Incluso te llevarán en un camión de bomberos.

No serás rechazada más. Las mismas personas que dijeron que eras extraña, que no podías jugar, que no deberías jugar; te aplaudirán mientras pases.

Eres una mujer. Y tú eres futbolista.

Sé que todo esto parece tan lejano ahora, parada en la carretera, mirando ese autobús. Pero todo está bien allí. Y el primer paso está a solo 2.000 kilómetros de distancia.

Cree en ti misma. Cree en tu instinto y descubrirás por qué Dios te ha dado ese talento.

Ya no preguntarás por qué y nadie más lo hará.

Sube al autobús.

Fuente: Escrito por Marta Vieira da Silva para The Player’s Tribune, traducido y con adaptaciones.

#MujerInspírate

¿Qué opinas?

You May Also Like

mujer con las manos sobre su pecho - cómo sanar a tu niño interior

Carta abierta: Cómo sanar a tu niño interior

las chicas que me habitan

Las chicas que me habitan

Beneficios de hacer de tu casa un hogar ecológico

Beneficios de hacer de tu casa un hogar ecológico

El reto de ser mujer, madre y médica en tiempos de Coronavirus

El reto de ser mujer, madre y médica en tiempos de Coronavirus

error: Content is protected !!