El feminicidio puede empezar a prevenirse desde casa

El feminicidio puede empezar a prevenirse desde casa

Cada año, más de 80 mil mujeres y niñas son asesinadas en el mundo.

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la ONU nuevamente nos recuerda una realidad aterradora que enfrentan las mujeres a nivel global; una pandemia de la que poco se habla: el feminicidio.

14 de los 25 países con mayor número de feminicidios están en América Latina y el Caribe.

De acuerdo con un informe sobre homicidios en el mundo realizado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito —citado por la versión hispana de The New York Timesel mayor peligro que pueden enfrentar las mujeres radica en sus propios hogares.

El informe determinó que aproximadamente uno de cada cinco homicidios es perpetrado por una pareja o un familiar cercano, y las mujeres y las niñas conforman la mayoría de esas muertes. Esto quiere decir que más de la mitad de las mujeres víctimas de feminicidio fueron asesinadas por su pareja o parientes cercanos.

De las casi 87.000 mujeres reportadas como víctimas de homicidio doloso en todo el mundo durante 2017, alrededor del 34 por ciento fueron asesinadas por su pareja y el 24 por ciento por un familiar.

Aunado a esto, los investigadores concluyeron que los esfuerzos realizados en algunos países para frenar el feminicidio mediante nuevas estrategias jurídicas y programas sociales no han logrado avances tangibles.

¿Por qué se habla de “feminicidio”?

La palabra feminicidio se empleó por primera vez en la década de 1970 en referencia a los asesinatos de mujeres y niñas solo por su género. Por su parte, la Real Academia Española define este término como «el asesinato de una mujer a manos de un hombre por machismo o misoginia». 

Por ejemplo, una mujer que muere en un accidente automovilístico o por ser el desafortunado blanco de una bala perdida, fallece por causas que nada tienen qué ver con su condición de mujer. Sin embargo, cuando su pareja la asesina por considerar que ella le pertenece, o bien, muere a manos de alguien que la considera vulnerable por ser mujer, entonces hablamos de feminicidio.

El feminicidio se ha convertido en una de las formas más comunes de violencia contra la mujer.

¿Por qué prevenir los feminicidios es una responsabilidad compartida?

Según Yury Fedotov, director general de la agencia de la ONU encargada en desarrollar el reporte, asesinar a una mujer es “un acto letal a lo largo de un continuo ciclo de discriminación y abuso basados en el género”.

Se trata de una realidad basada en la injustificable creencia de que las mujeres son inferiores a los hombres.

Como sociedad, a lo largo de muchas generaciones se ha educado a los hombres y mujeres en la convicción de que las mujeres “valen menos” o “tienen capacidades inferiores” y, por lo tanto, no merecen los mismos derechos que los hombres. Lo más grave es que se trata de ideas tan arraigadas en la sociedad que suelen transmitirse y fomentarse aún de manera inconsciente.

Entonces, ¿qué podemos hacer desde nuestro hogar para cambiar este hecho?

En realidad, tú puedes hacer mucho al respecto para prevenir el feminicidio y una buena forma de empezar es revisando la educación que le brindas a tus hijos.

No fortalezcas los estereotipos de género que producen violencia y legitiman la desigualdad.

  • Una cosa es enseñar a tus hijas a ser serviciales y otra muy diferente es inculcarles que “es su obligación como mujeres” atender a otros. En cuanto a los varones, enséñales también a atender las labores domésticas; eso sí, cuídate de no plantear esto como una ayuda que ellos les brindan a ellas, pues reforzarías el estereotipo que las labores domésticas le corresponden por naturaleza a las mujeres y que ellos solo las ayudan.

Recuerda, no se trata de encajonar en roles a hembras y varones, sino de sembrar en ambos el principio de colaboración en el mantenimiento de una familia que también es su responsabilidad y privilegio. Sé su principal ejemplo de ello.

  • Háblales sobre lo que la sexualidad implica. Enseña a tus hijas que nadie tiene derecho a hacerles algo que ellas no aprueben y que, si así ocurre, no es su culpa. También enseña a tus hijos que ellos nunca tendrán el derecho de incomodar, acechar y agredir —física o verbalmente— a ninguna mujer por su forma de ser o vestir.
  • No le inculques a tus hijas la idea del matrimonio y los hijos como su único propósito de vida porque sí, hay madres que solo instruyen a sus niñas para “encontrar a un hombre que le ofrezca una vida y darle hijos”. Por lo general, cuando estas niñas crecen tienden a anteponer su relación de pareja –por tóxica que sea– inclusive por encima de su propia integridad y salud emocional porque no conciben otra cosa para sus vidas.

En este punto, es necesario aclarar que no estamos en contra del matrimonio, sino que aunque este sea parte importante de nuestro diseño como mujeres, también es necesario enseñarle a nuestras hijas la importancia de capacitarse, de desarrollar su potencial y de perseguir sus sueños más que a aspirar solo a casarse.

Una parte fundamental de prevenir el feminicidio es que la mujer sepa reconocer situaciones de peligro, cuándo se encuentra en una relación abusiva y la importancia de tomar acciones para salir de ella.

  • Enseña a tus hijos su valor e instrúyeles principios. Enséñales a tus hijas cuánto valor encierran, que ninguna relación debe ser más importante que su bienestar emocional y físico; enséñalas también a ser emocionalmente inteligentes, de manera que sepan lo que no deben aceptar en una relación y no tengan temor de alejarse de quien les hace daño. Asimismo, enséñale a tus hijos que las mujeres no son objetos de los cuales aprovecharse, sino que merecen ser respetadas y valoradas –aún aquellas que no sepan hacerlo por sí mismas–.

Estas son algunas de las cosas que puedes empezar por hacer en casa para levantar a una generación con una mentalidad diferente y así empezar a romper con los paradigmas que alimentan la violencia, la desigualdad y disparan la tasa de feminicidios que hoy día está cobrando tantas vidas de mujeres, a fin de hacerles justicia a las que ya no están y garantizar un mejor futuro para nuestras niñas.

Fuente: redactado con información de nytimes.com y vanguardia.com.mx

#MujerInspírate

¿Qué opinas?

You May Also Like

Qué hacer cuando nada sale bien

¿Qué hacer cuando nada sale bien?

Violencia contra la mujer: una pandemia en el silencio

Violencia contra la mujer: una pandemia en el silencio

Autoestima, cómo equilibrarla para desarrollar tu máximo potencial

Autoestima, ¿cómo equilibrarla para desarrollar tu potencial?

Más que un color una reflexión sobre el racismo

Más que un color: una reflexión sobre el racismo

error: Content is protected !!