Eres buena, pero no eres suficiente para mí

«Eres buena, pero no eres suficiente para mí»

Aquí estás, envuelta en un mar de preguntas sin contestación. El amor que creías conocer se volvió un terreno cenagoso en un abrir y cerrar de ojos. Pero, ¿cómo ocurrió si fuiste buena con él? ¿Cómo se pasa de tener una relación estable a cuestionarte si alguna vez serás suficiente para un hombre?

Ahora repasas mentalmente cada fragmento de su historia juntos. Quizás pasaste por alto alguna señal que vaticinaba ese fatídico “no eres tú, soy yo” con el que te terminó. ¡Por Dios! Después de tanto… ¿Acaso no merecías algo más que un cliché barato de comedia romántica?, te preguntas. ¿Cómo no hacerlo?, si –en sus propias palabras– fuiste “una buena novia”; pero no lo suficiente para contrarrestar la rutina y mantener viva la ilusión (o eso es lo que piensas).

Más allá de lo colérico, es justo esa sensación de insuficiencia la que te hiere cual puñal y no, esa no es la peor parte. Lo que más lamentas es ver cómo lo que ocurrió cercena tu voluntad de creer en algo mejor, confiar nuevamente y amar sin reservas.

Entonces, ¿qué haces cuando te dejan a pesar de ser “un buen partido”?

1. Sé consciente de que cumpliste con tu parte

No cometas el error de adjudicarte el fracaso de una relación donde sabes que diste lo mejor de ti, porque ese es el primer error que las mujeres solemos cometer.

Para la persona incorrecta nunca serás suficiente; así que sí, será un cliché y todo, pero –tal como tu ex lo dijo– no eres tú, es él.

Además, que no te hayan retribuido el amor que sembraste no necesariamente significa que hayas hecho algo mal; ¡al contrario!, eso debería traerte paz.

Al fin y al cabo, el amor es un camino de doble vía, pero eso no te garantiza que te amarán de vuelta.

El amor es una decisión. En este sentido, lo que pasó es que ese hombre no te supo valorar, no está claro en lo que quiere o bien, nunca te amó –por duro que se lea–.

2. Reconoce las señales y aprende de ellas

Cuando estás con alguien que no te ama, siempre habrá indicios de ello. Algunas veces pueden ser cosas que parecen tontas y, por ende, las pasas por alto; pero otras veces se trata de actitudes que decides ignorar.

Quizás ya no te prestaba tanta atención, ignoraba tus ideas y sueños, dejó de incluirte en sus planes a futuro, no mostraba interés por estar contigo, cambió su forma de tratarte o asomó la idea de no sentirse completo… Todas estas cosas hablan más del enamoramiento y su fin que de un amor genuino.

Si todo eso pasaba, fuiste tú quien debió apresurarse a terminar esa relación. Por eso es tan importante no dejarte llevar solo por lo que sientes, sino ser intencional a la hora de enamorarte y hacerlo con inteligencia.

Esto es aprender a reconocer cuando alguien no te ama y –aunque tú sí lo hagas o te duela aceptarlo– amarte más a ti misma para no quedarte ahí, porque entiendes que mereces un amor completo.

3. Revisa tus intenciones

Es normal que lleguen los cuestionamientos cuando te terminan a pesar de “haber sido buena”. Uno de los más comunes es la imposibilidad de creer que alguien pueda amarte así, tal cual eres, pues te sientes como si hubiese algo en ti que te hace “indigna de amar”.

No compres semejante mentira, tampoco te excuses en ella. En cambio, pregúntate a qué responde ese deseo de dar lo mejor de ti en una relación. ¿Lo haces buscando aprobación?, ¿lo haces para recibir amor de vuelta?, o ¿es algo que nace naturalmente de ti hacia la otra persona?

El verdadero amor no se entrega para recibir algo a cambio, simplemente se entrega porque ES. Si al sincerarte contigo, encuentras que eres así porque esperas que eso te garantice el amor de un hombre, entonces no estás haciendo las cosas por las razones correctas.

Entiendo que, como mujeres, también necesitamos sentirnos amadas; pero cuando una adopta ciertas actitudes por amor genuino, no lo hace esperando algo a cambio.

Si vas a ser así –la comprensiva, la amorosa, la incondicional, “la buena”–, hazlo porque te complaces en serlo y no solo porque esperas que alguien más te reconozca y te ame por ello.

Cuando lo hagas te sentirás en paz aunque todo acabe, ya que tu consciencia no te acusará. Asimismo, sabrás que fuiste valiente porque amaste sin reservas y sin temor a salir herida, que hiciste lo correcto y que amaste bien; porque aunque ese amor nunca creció en el corazón del otro, sí lo hizo en el tuyo.

4. Aprende de tus errores en vez de resguardarte tras ellos

El último paso es reconocer que a veces nos podemos equivocar a la hora de escoger a quién le abrimos nuestro corazón y le damos lo mejor de nosotras. Solo no te castigues por ello.

La respuesta a cómo volver a confiar y dar lo mejor de ti en el amor empieza por la oportunidad que te brindas para perdonar, perdonarte y sanar.

Antes de entablar cualquier relación, procura primero ser todo lo que esperas de alguien, es decir, sé tú la persona correcta. En parte, esto significa dejar de pretender que un hombre te complete o tener al lado a alguien para sentirte valiosa porque ¡ya lo eres! Tampoco estás para ir tanteando en el amor y desparramar tu corazón a un perfecto desconocido solo porque se atraen y “sobre la marcha ven cómo resulta”.

Cuidar tu corazón no solo es algo que Dios te enseña, también es una responsabilidad personal.

Piensa en esto: cuando a una persona le gusta otra, solo muestra su mejor lado. Por eso, el permitirte conocer a un hombre a través de una amistad genuina –entiéndase, sin derechos– te ayudará a saber de él incluso lo que no muestra abiertamente ni te dice, todo esto antes de involucrarte física y emocionalmente.

Así es como –antes de comprometer tu corazón– sabrás si él compartirá tus sueños o se reirá de ellos, si te mirará extraño o con ojos de amor, si te gritará en tu cara que no va a cambiar o demostrará que desea ser mejor por ti, si te tratará solo como a una buena novia o lo hará como a la mujer más increíble que ha conocido…

Cuando te determines a no negociar lo que deseas y mereces, la persona correcta lo va a entender y sin siquiera notarlo, sus actos revelarán cuán genuino es lo que siente por ti.

Sí, quizás hoy duela y la herida de esa ruptura esté a flor de piel, pero sé agradecida por la lección que dejó a su paso esa desilusión y ten paz; que si así amaste a la persona incorrecta, ¡imagina lo maravilloso que será cuando llegue el indicado!

Y por si no quedó claro: eres más que suficiente. Que una mala experiencia no te convenza de lo contrario.

#MujerInspírate

¿Qué opinas?

Andrea Colina

Andrea Colina

Comunicadora Social/Periodista. Escribo, luego existo. Amante del buen cine y de los retrogames. Creativa por gracia multiforme.
JESÚS: mi verdad absoluta.

You May Also Like

mujer con las manos sobre su pecho - cómo sanar a tu niño interior

Carta abierta: Cómo sanar a tu niño interior

¿Cómo mantener el bienestar emocional en tiempos difíciles?

Mujer envidiosa cómo saber si sientes envidia combátela en 4 pasos

¿Cómo saber si sientes envidia? Combátela en 4 pasos

Conductas autolesivas, cuando el dolor emocional te lleva a hacerte daño - autolesión

Conductas autolesivas: cuando el dolor emocional te lleva a hacerte daño

error: Content is protected !!