Del plan a la acción, ¿cómo mantenerte enfocada?

En diciembre se nos da con suma facilidad el hecho de visualizar lo que queremos para el año entrante. Así nos imaginamos alcanzando ese sueño y hasta hacemos un balance entre lo que nos propusimos el año pasado y logramos cumplir… En este punto –en los resultados– es cuando te das cuenta de qué tan enfocada te mantuviste a lo largo del año en conseguir tus objetivos.

Es normal toparse con algunos objetivos que quedaron pendientes, pero si esto es algo constante quiere decir que te estás quedando varada en la emoción de fin de año.

No podemos quedarnos en visualizar a la hora de trazar nuestras metas, porque un plan sin acción acaba por morir en el cajón.

Estas son ocho cosas que desde ya puedes hacer por ti para mantenerte enfocada en tus objetivos y evitar que el año se te vaya en blanco. Así que ¡manos a la obra!

Organiza un espacio en tu hogar que sirva para ejecutar tu plan

Si eres emprendedora, lo más probable es que trabajes desde casa para impulsar tu proyecto y eso está bien, pero no olvides respetar los espacios.

Escoge un lugar en tu hogar que sea como el santuario de tu proyecto –al mejor estilo de una mini-oficina– y depúralo de todo lo que no necesites; por ejemplo, puedes regalar, donar o guardar esas cosas en otro espacio.

Esta es una forma de decirle a tu cerebro que el tiempo que empleas allí es para tu proyecto y te ayudará a mantenerte enfocada, porque un espacio organizado es una mente organizada.

Recuerda: un paso a la vez

Es fácil caer en querer hacerlo todo y desear ver resultados inmediatos, pero debes entender que cualquier proyecto que emprendas tomará tiempo en dar frutos. De lo contrario, puedes desmotivarte.

La desmotivación suele llegar cuando te planteas metas que no son viables en un corto plazo de tiempo; por ende, sueles perder el norte al no ver cumplidas tus expectativas.

Parte del plan a la acción es establecer metas que sean concretas, tangibles y realistas.

Por ejemplo, plantearte algo como “ser la mejor terapeuta de la ciudad” es algo lindo, pero no es concreto. En cambio, al proponerte algo como: “quiero proveer servicios de psicoterapia para niños y familias en mi ciudad”, tendrás una meta delimitada y más conectada al “aquí y ahora”.

Planifica mejor tu tiempo

No existe una fórmula universal de planificación que le funcione a todos por igual. Sin embargo, solo tú sabes cuáles son las horas en las que tu cerebro está más enfocado y qué potencia tu productividad. Mi consejo es que te organices en función de ello.

Aprende a delegar

Sabemos que, al emprender, es difícil contratar a otras personas para que asuman distintos roles; sin embargo, parte de iniciar un proyecto es identificar tus fortalezas y debilidades para enfocarte en tu fuerte y luego, tener la humildad de resaltar las fortalezas de otras personas al contratarlas por sus servicios.

Delegar aumenta la cobertura de acción de tu plan y te ayuda a mantenerte enfocada en tu objetivo principal.

Acepta que trabajarás horas extras

Según un estudio realizado por la Small Business Association (2012), en promedio, dos tercios de los nuevos negocios sobrevive los dos primeros años; la mitad sobrevive los primeros cinco años y solo una tercera parte sobrevive 10 años.

Estas cifras dan por sentado que consolidar un proyecto nuevo implica mucho trabajo. Así que, en vez de afanarte, mantente enfocada cada día en la certeza de los resultados que traerá a largo plazo tu esfuerzo diario.

Incluye a tus seres queridos en el plan de acción

Cuando inicies un nuevo proyecto, considera que no estás sola en el proceso. Tanto tu pareja como tus hijos –si los tienes– se verán impactados por las decisiones que tomes. Por eso, comparte tus planes con tu pareja para que ambos sean un frente unido tanto en las buenas como de cara a los retos.

Rodéate de información que te mantenga motivada

Quizás lo más difícil de empezar un proyecto es que las cosas no salgan como las planificamos y eso incluye enfrentar obstáculos a lo largo del camino. La mejor forma de afrontarlos es rodearte de personas que te ayuden a solucionar per se, pero también mantenerte conectada con contenido real y tangible que te ayude no solo a informarte, sino a mantenerte enfocada.

En este sentido, puedes leer blogs, mirar Ted Talks acerca del tema de tu proyecto o de cómo motivarte; también te recomiendo escuchar podcasts relacionados con el tema.

Descansa y cuida de ti misma

Una parte fundamental de ponerle acción al plan es cuidar de tu cuerpo y mente. Por ello, date tiempo para descansar y practica una actividad que disfrutes al menos una vez por semana.

Recuerda hablar con una amiga en los momentos frustrantes y, si es necesario, busca ayuda con un profesional de la salud mental.

Al aplicar estos principios, crearás consciencia de los elementos que pueden ayudarte a mantenerte enfocada en la misma medida que vas avanzado en tu plan de trabajo, a fin de cumplir ese sueño que vive en ti.

#MujerInspírate

¿Qué opinas?

Comentarios

Gabriela Torres

Gabriela Torres

Psicóloga, terapeuta de familias, amante del trabajo con los niños y especialista en el fortalecimiento del vínculo en parejas para el bienestar del grupo familiar. Le encanta aprender cada día algo nuevo y si lo hace junto al mar, ¡es el mejor día!

You May Also Like

Cómo los celos afectan la seguridad en ti misma

¿Cómo los celos afectan la seguridad en ti misma?

¿Qué harías por amor?

¿Qué harías por amor?

Los piropos, acoso o alarde a la belleza

Los piropos, ¿acoso o alarde a la belleza?

Reflexiones sobre la tristeza, la depresión y sus diferencias