Cuida tus pensamientos y renueva tu mente

¿Sabías que la mayoría de las personas subestiman el poder de los pensamientos sin saber que estos influyen directamente en su carácter e identidad? Así como lo lees, nuestra mente es un campo de batalla que puede jugarnos en contra cuando nos permitimos alimentar esos pensamientos inicuos que llegan a nosotros de manera aleatoria.

Te lo explicaré de la siguiente manera: cuando deseas encender la luz en la habitación, basta con accionar un interruptor para que se active. Sin embargo, antes de ejecutar la acción, hubo un pensamiento que te llevó a tomar esa decisión, desencadenando la reacción de activar el interruptor. Tal cual sucede con nuestros pensamientos. Por si no lo sabías, luego que tus pensamientos se asientan, descienden a tu corazón para convertirse en convicciones, luego en palabras y posteriormente en acciones.

La Biblia nos habla al respecto en varios pasajes. Por una parte nos alienta a cuidar la mente «más que nada en el mundo, porque ella es fuente de vida» (Prov. 4:23, DHH); también nos insta a renovar nuestra mente, no conforme a los criterios del mundo actual. «…cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir» (Rom. 12:2, DHH). Por otra parte nos asegura que las palabras que salen de nuestra boca muestran lo que hay en el corazón (Lucas 6:45, TLA); lo que decimos habla justo de nuestras convicciones, esas que llegaron en el ayer en forma de pensamientos. Aclarado el punto, ahora pregúntate: ¿estás cultivando los pensamientos correctos?

El problema en sí radica en alimentar pensamientos inadecuados; cuando lo hacemos, podemos darle pie a paradigmas que nos convierten en nuestras peores enemigas. Por ejemplo, muchas mujeres se sienten incompletas porque la sociedad les ha inculcado el pensamiento de tener (inexcusablemente) a un hombre al lado que las complemente para poder sentirse plenas, como si la soltería fuese sinónimo de fracaso o infelicidad; otras sienten aberración hacia su cuerpo porque los estereotipos de belleza las hacen creer que no dan la talla, o quizás alguien a quien amaban alguna vez les sembró eso en el pensamiento. Otras se han dejado llevar por las voces del fracaso, de lo imposible, del conformismo y se han dejado robar su identidad. Todo por un pensamiento que –de manera consciente o no– decidieron alojar.

Ahora bien, como lo dijo Martín Lutero, «no puedes evitar que los pájaros vuelen sobre tu cabeza, pero si puedes evitar que hagan nido en ella». Como mencionaba en el ejemplo anterior, los pensamientos pueden llegar por alguna conversación, experiencia, juicio, o bien, de manera aleatoria, sin razón aparente. Lo importante es aprender a identificar los pensamientos insanos, pues, son una estrategia para destruirte, las escrituras lo definen como «flechas encendidas del maligno», a la vez que nos invita a tomar el escudo de la fe como nuestro mejor armamento (Efesios 6:16, DHH).

¡Esto tiene perfecto sentido!, pues, solo en Dios encontramos nuestra identidad a través de la fe. Quizás te preguntes cómo reconocer cuando un pensamiento deba alertarte. Eso es sencillo: todo lo que te reste valor, todo lo que te siembre impedimentos, todo lo que hable de imposibilidades, todo lo que te minimice y atente contra tu integridad y todo lo que te robe la paz, sin importar de qué o quién vengan, esos pensamientos jamás provendrán de Dios.

«Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza», Filipenses 4:8 (NTV).

No permitas que nada ni nadie quiera hacer de tu mente un taller para fabricar las armas de tu propia destrucción. Dios te ha creado hermosa, virtuosa y capaz. Su palabra no miente, y mientras tu identidad esté fundamentada en Él, tu fe en lo que Él ha dicho de ti será tu mejor escudo. ¡Ese es el secreto!

«Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo», 2 Corintios 10:5 (NBD).

#MujerInspírate

¿Qué opinas?

Melina Vélez

Melina Vélez

Melina Vélez es comunicadora social, presentadora de radio, escritora, productora de Marketing Digital y directora creativa de Mujer Inspírate. Melina es una soñadora imparable, esposa de Ángel Galeano y mamá de Napoleón, su hijo perruno.

You May Also Like

las chicas que me habitan

Las chicas que me habitan

mujer con estrés postraumático

Vivencias que marcan: ¿cómo saber si tienes estrés postraumático?

Beneficios de hacer de tu casa un hogar ecológico

Beneficios de hacer de tu casa un hogar ecológico

Qué hacer cuando nada sale bien

¿Qué hacer cuando nada sale bien?

error: Content is protected !!