¿Cómo aumentar la seguridad en ti misma?

La inseguridad emocional es algo con lo que batallamos todas las mujeres, unas en mayor medida que otras. Esa sensación de malestar, temeridad y vulnerabilidad puede responder a multitud de contextos: algunas reflejan la inseguridad hacia su físico, otras hacia sus capacidades y otras más la interiorizan, impidiéndoles tener una calidad de vida.

A diario veo cómo este problema se manifiesta tanto en mujeres que conozco como en lectoras que nos escriben para plantearnos una situación en particular. El gran problema de la inseguridad emocional es que se relaciona íntimamente con nuestra psiquis y conlleva una subestimación o autodevaluación subjetiva de nuestras capacidades y autoimagen. Es decir, la inseguridad no sólo te hace sentir incapaz sino que genera altos grados de ansiedad, te hace sentir desvalorizada, potencia la baja autoestima y el complejo de inferioridad en ti, afecta tu personalidad y la manera en que te relacionas, te lleva a sentir pánico y desconfianza a la hora de tomar decisiones y te hace dependiente emocionalmente de todo lo que te brinde una aparente seguridad o estabilidad, como un trabajo, pareja o amistad.

La inseguridad emocional desvirtúa tu identidad y te imposibilita conocer tu verdadero potencial al mantenerte estancada, impidiéndote vivir la vida que mereces y que Dios desea para ti.

Aunque existen alternativas profesionales –como la psicoterapia– que pueden ayudarte a vencer la inseguridad emocional, en lo particular creo en una serie de medidas que resultan efectivas para aumentar la confianza en ti misma si te determinas a practicarlas:

Descubre qué te hace sentir insegura

Aunque no es indispensable, hacerlo te dará la perspectiva del problema y te ayudará a trabajar directamente en ello. Por ejemplo, conozco chicas que a nivel laboral son exitosas y súper seguras de sí mismas pero a la hora de establecer una relación están llenas de inseguridades; hay otras que tienen talentos increíbles pero cuestionan su capacidad… ¿tu inseguridad surge a la hora de tomar decisiones?, ¿de emprender o buscar trabajo?, ¿de iniciar una relación de pareja?, ¿de relacionarte con otros? Descúbrelo y aprende que hay detrás de ello.

¿Qué pensamientos te provocan inseguridad?

Como lo planteé más arriba, recuerda que la inseguridad emocional se basa en nuestra psiquis y eso incluye nuestra mentalidad. Las mujeres somos expertas armándonos dramas imaginarios en nuestra cabeza basados en la incertidumbre del «¿y qué sí?» que sólo nos ahogan en un vaso de agua cuando ¡aún nada ha pasado! Estoy segura de que esas tormentas que nacen en tu cabeza, te atemorizan, te paralizan y te hacen sentir insegura no son más que temores infundados que necesitas dejar a un lado.

Una vez que has identificado esos pensamientos que potencian la inseguridad en ti, debes disponerte a renovar tu mente. Esto es sumamente importante porque, por si no lo sabías, TODO lo que baja a tu corazón entra primero por un pensamiento que decidiste alimentar. No en vano Dios nos insta a renovar nuestra mente en su palabra no conforme a lo que vivimos ni a lo que nuestros ojos ven, sino a lo que Él dice y ha establecido para nosotras.

Evita la comparación

Recuerda que eres única y sólo tú eres responsable de lo que decidas creer sobre ti misma. Es tiempo de cerrar oídos a la opinión y percepción que otros puedan tener de ti y a lo que la sociedad te exige que seas para abrir paso a quien eres y a quien estás destinada a ser (por eso es tan importante renovar nuestra mentalidad antes).

Siempre existirán personas más o menos seguras que tú pero eso es irrelevante porque fomentar la seguridad en ti misma no consiste en imitar o alcanzar a alguien más, sino hacerlo por quien eres, reconociendo tu valor, virtudes y capacidades. Así que ¡asume tu responsabilidad, deja de compararte con otros y empieza por valorar todo lo que puedas de ti!

Afianza tu identidad en Dios

La inseguridad emocional amenaza la autoimagen y el yo, es decir, ataca directamente tu identidad; por ello el mejor antídoto y lo fundamental para hacerle frente es afianzar tu identidad en Dios.

¿Cómo hacerlo? En primera instancia, acercándote a Él tal como eres, reconociendo todo lo que hay en tu corazón y que no deseas sentir más, creyendo siempre que Él te ama, te escucha y está ahí para ti. Lo segundo es ocuparte de saber qué ha dicho Él de ti, porque sí, Dios no sólo nos hizo a su imagen y semejanza, sino que su palabra establece quiénes somos y de qué somos capaces en Él. Así sabrás que cuando sientas miedo, Dios te ha dicho que eres valiente y te ha dado promesas que lo evidencian; o cuando creas que no puedes más, sepas que Dios te ha dotado de la fortaleza que necesitas en Él y así desenmascarar todas esas mentiras que quizás la sociedad o tú misma has dejado entrar a tu mente y corazón, porque la única verdad es la que Él estableció para ti.

La inseguridad puede ser superada si te determinas a hacer tu parte y a dejar obrar a Dios en lo que parece imposible ante tus ojos, pues, Él es experto restaurando vidas. ¡Anímate a hacerlo! Dale la oportunidad de cambiar esa inseguridad por una confianza certera.

#MujerInspírate

¿Qué opinas?

Melina Vélez

Melina Vélez

Melina Vélez es comunicadora social, presentadora de radio, escritora, productora de Marketing Digital y directora creativa de Mujer Inspírate. Melina es una soñadora imparable, esposa de Ángel Galeano y mamá de Napoleón, su hijo perruno.

You May Also Like

Qué hacer cuando nada sale bien

¿Qué hacer cuando nada sale bien?

Violencia contra la mujer: una pandemia en el silencio

Violencia contra la mujer: una pandemia en el silencio

Autoestima, cómo equilibrarla para desarrollar tu máximo potencial

Autoestima, ¿cómo equilibrarla para desarrollar tu potencial?

Más que un color una reflexión sobre el racismo

Más que un color: una reflexión sobre el racismo

error: Content is protected !!