5 pasos infalibles para crear nuevos hábitos

¿Cuántas veces te has encontrado en ese punto en el que deseas cambiar algo en tu vida y, aunque emprendes ese cambio con la mejor voluntad, siempre terminas volviendo al punto de inicio? Quizás se trate de comer saludable, ejercitarte con frecuencia, ser más puntual o superar algún vicio; el punto es que no siempre la determinación nos falla, sino el método que aplicamos para alcanzar nuestro propósito.

Los seres humanos, nos guste o no, somos seres rutinarios. Por eso resulta tan importante aprender a consolidar hábitos que nos potencien y acerquen al cumplimiento de la meta trazada.

Existen diversas teorías acerca de la formación de un hábito. Según un estudio británico llevado a cabo en el University College de Londres, hace falta 66 días para crear un hábito que pueda mantenerse con el tiempo, dado que a partir de ese momento la práctica adquiere cierto automatismo. Por otra parte, el doctor Maxwell Maltz –en su libro The New Psycho Cybernetics– asegura que a ciertos pacientes amputados les tomó, en promedio, 21 días para adaptarse a la pérdida de una extremidad, por lo que argumenta que las personas requieren ese lapso para adaptarse a los cambios importantes de la vida.

A pesar de ello, es necesario aclarar que desarrollar un nuevo hábito o sustituir un mal hábito no es un proceso plano; es decir, más allá que un tiempo específico requerido, existen diversas variantes que influyen a la hora de consolidad un hábito en cada quien, como la motivación y la complejidad de la práctica que se desea hacer hábito.

A continuación, te dejamos lo que consideramos cinco pasos infalibles a la hora de crear un nuevo hábito:

  • Identifica qué deseas cambiar. Para enfocar tu mente en un objetivo, lo primero que debes hacer es identificar tu necesidad o bien, eso que deseas cambiar. Esto te dará un norte y te brindará la motivación necesaria para proseguir firme hacia tu meta.
  • Establece pequeñas metas y hazlo una a la vez. No te impongas cambios extremos de la noche a la mañana ni te abarrotes de “cosas por cambiar”, eso sólo logrará frustrarte. Lo mejor es establecer metas pequeñas que sean realizables e individuales, a las que puedas dedicarte al 100 % y a las que puedas habituarte con facilidad. Cuando veas que cada día cumples con facilidad esa pequeña meta impuesta, es tiempo de escalar un peldaño más y establecer una nueva meta.

Pequeños y certeros pasos te acercarán cada vez más hacia tu objetivo final. 

  • Crea un plan de acción e incluye la cotidianidad. Esto va desde encontrar tiempo y espacio en medio de tu agenda y rutina, hasta ser específica en tus hábitos. No es lo mismo decir “me ejercitaré todos los días” a decir “cada día me ejercitaré por 1 hora, de 6:00 p.m. a 7:00 p.m.”
  • Evalúate. Lleva un registro desde que empieces con tu nueva práctica. Anota tanto los días efectivos como aquellos en los que faltaste al hábito. En el rango de un mes podrás ver cómo ha sido tu progreso y nivel de disciplina, además, al final de cada mes podrás identificar si estás preparada para avanzar con otro hábito o bien, seguir consolidando el mismo. Recuerda que este proceso de crear hábitos no es plano y cada quien lleva su ritmo.
  • Recompénsate. No todo es exigencia. Aprende a aplaudir tus logros, por pequeños que sean; esto no sólo te ayudará a sentirte mejor sino que te dará motivación extra para continuar.

Más allá de las teorías y las estrategias que emplees, no olvides que para hacer tangible un cambio requerirás encontrar tu dosis de motivación, constancia, disciplina y voluntad cada día. Ese es el mayor reto a asumir.

#MujerInspírate

¿Qué opinas?

You May Also Like

las chicas que me habitan

Las chicas que me habitan

mujer con estrés postraumático

Vivencias que marcan: ¿cómo saber si tienes estrés postraumático?

Beneficios de hacer de tu casa un hogar ecológico

Beneficios de hacer de tu casa un hogar ecológico

Qué hacer cuando nada sale bien

¿Qué hacer cuando nada sale bien?

error: Content is protected !!