Carta abierta: «El día que acepté que no eras para mí»

Quiero que sepas que no fue sencillo el darme cuenta de que quererte no era suficiente. Las películas, los libros, todo a nuestro alrededor nos tiene convencidos de que el amor siempre será más fuerte, y aunque pueda parecer un poco duro de mi parte, creo que en nuestro caso no fue así. No fue suficiente sentir que el corazón me latía cada vez más fuerte cuando tus brazos me rodeaban, ni pensar que finalmente había encontrado la persona con la que construiría mi hogar.

Yo quería seguir tomando tu mano todas las mañanas al salir de casa, quería seguir diciendo “buenas noches” cada vez que apagáramos la luz, incluso si ibas a dormir justo a mi lado. También quería otras cosas que no eran tan buenas, como seguir ignorando el vacío en tus ojos y la forma en que mirabas a otras chicas.

Me negaba a preguntarte aquellas cosas que sabía me llevarían a una respuesta que no quería escuchar, como qué tan seria era nuestra relación, si es que acaso teníamos algún tipo de exclusividad o si lo que sentías calificaba como amor. Creo que ese fue uno de los errores que cometí, especialmente porque mi intuición me gritaba a todo volumen que debía salir de allí.

El amor no siempre es tan fácil. Hoy sé que es posible que lo que sentía por ti no fuese amor, porque el amor nunca quita y siempre da con amabilidad, sin pedir nada a cambio. 

Han pasado los años y he crecido, es inevitable que el tiempo haya pasado y que tu figura se haya quedado atrás. Pero no todo siempre fue tan sencillo como ahora, no siempre fui la misma persona. Hubo meses terribles, meses en los que me ahogaba en el océano, donde desaparecía entre mi propia angustia y los pensamientos que tanto me aterraban. Yo sabía que un día te irías y no sabía cómo controlar el miedo que eso me hacía sentir.

corazón roto

El proceso tomó tiempo, y es posible que me hubiese tomado años si hubiese tenido un poco menos de fuerza de voluntad, pero decidí que era hora de pensar un poco más en mí. Muchas veces me acusaste de tomar la decisión errónea, de ser egoísta, de negarme a ver lo obvio. Sin embargo, creo que tus palabras tuvieron el efecto contrario al que deseabas, pues fueron ellas mismas las que me hicieron despertar de forma tan abrupta.

La realidad es que tú sólo te amabas a ti mismo y yo no podía seguir entregándote algo que ni siquiera tenía para mí misma. ¿Cómo amarte si ni siquiera lograba amarme a mí? No era posible.

Nunca olvidaré el día en el que fui suficientemente fuerte como para tomar la decisión que tanto miedo me había causado. Fue como haberme liberado, como haber abierto una puerta que por mucho tiempo había permanecido cerrada bajo llave.

Aunque parezca extraño, hoy quiero agradecerte porque fue a través de esta experiencia que aprendí a valorarme y a amarme como siempre debería haberlo hecho. Quiero que lo sepas, incluso si tus pasos te han llevado hacia otros lugares. Espero que tú también hayas cambiado, crecido y que las chicas con las que te hayas encontrado en el camino hayan sabido diferenciar lo que era real y lo que era sólo fantasía en tus palabras.

Te quise y no me arrepiento, porque supe que seguía siendo lo suficientemente humana como para ser capaz de amarme y de amar, incluso si no eras para mí.

Publicado por Pilar Navarro para upsocl.com

Un corazón roto es algo que todos vivimos alguna vez en la vida. Se trata de un dolor que nos cambia, pero solo de nosotros depende el rumbo que tomará ese cambio.

Lo que todo hombre debe saber

La verdadera hombría no radica en el número de conquistas, sino en la decisión de comprometerse con la mujer que se ama. Cuando una mujer se enamora, entrega todo de sí, y eso es algo que no debe ser subestimado. Si no la amas, sé valiente para dejarla ir y así pueda encontrar a alguien que corresponda su amor. Nunca permitas que invierta en ti lo mejor de sí cuando sabes que no podrás corresponderle como se merece; recuerda que tú también te enamorarás, así que no te limites a algo casual con alguien por acompañar tu soledad, mejor disponte a procurar el bienestar del corazón de alguien más como si del tuyo se tratase.

Lo que toda mujer debe entender

Cuando aprendas a valorarte a ti misma – a amarte como la maravillosa mujer que eres – será más sencillo encontrar la fuerza para cerrarle la puerta a lo que te daña, y no habrá herida que te detenga ni te aparte del propósito trazado para ti, ya que te levantarás con un resplandor único, un resplandor que emanará de ti misma, de la fortaleza y valía de tu ser, porque aunque el dolor que sientas sea real, también lo es la esperanza de un futuro mejor, el futuro que mereces.

#MujerInspírate

 

¿Qué opinas?

You May Also Like

Qué hacer cuando nada sale bien

¿Qué hacer cuando nada sale bien?

Violencia contra la mujer: una pandemia en el silencio

Violencia contra la mujer: una pandemia en el silencio

Autoestima, cómo equilibrarla para desarrollar tu máximo potencial

Autoestima, ¿cómo equilibrarla para desarrollar tu potencial?

Más que un color una reflexión sobre el racismo

Más que un color: una reflexión sobre el racismo

error: Content is protected !!