No te conformes

Ir en pos de lo que sueñas es algo fácil de decir pero difícil de hacer, pues, encierra un alto costo. No, no me refiero a factores como tiempo, recursos, finanzas o personal. Más bien hablo de un costo más personal, uno que implica la determinación de ir tras lo que deseas ser, hacer o tener. Por ello es que hoy vengo con un simple pero retador mensaje para ti: no te conformes.

Dicen por ahí que quienes muchos sueñan, poco alcanzan. Esta frase encierra una media verdad y esa es que soñar sin actuar con determinación, te estanca en el conformismo.

El conformismo es ese lugar apacible al que llegaste con esfuerzo a hacer escala, pero en el que te quedas más tiempo de lo estipulado, hasta que te acostumbras a vivir en él por la comodidad que te provee.

Sí, ese es el gran gancho y a la vez, el peor daño que nos ocasiona el conformismo. Pues, nada crece o sucede ahí ya que es ese mismo confort el que acaba por mina tu verdadera capacidad, nublar tu visión, truncar tu camino y estancarte para siempre; y digo “para siempre” porque aun cuando te das cuenta de que estás en esa etapa, muchos deciden quedarse deliberadamente en ella, conformándose con lo que tienen, desechando el verdadero premio.

Ir en pos de lo que sueñas implica resistir al conformismo día a día.

Nos rehusamos al conformismo cuando aprendemos a ser agradecidas con lo que tenemos, somos y hemos logrado hasta hoy, pero entendiendo que nos aguardan cosas mayores que necesitamos conquistar.

No, tampoco se trata de ambición, más bien es cuestión de visión. Es entender que la vida es algo más que alcanzar un statu quo y que los sueños que Dios depositó en nuestro corazón tienen un mayor fin que garantizar nuestro placer, realización o sustento.

Desafiar al conformismo es un proceso en el que a diario deberás retarte, empujarte a ir más allá de lo que te crees capaz de lograr y esforzarte cuando crees que no puedes dar un paso más. Un proceso donde crecerás en la medida que te acercas a tu propósito, pues, aprenderás a perdonarte luego de cada error, a amarte más allá de tus imperfecciones, a confiar en Dios más allá de tus capacidades, a perfeccionar tu carácter, a priorizar con sabiduría y a madurar. Se trata de un proceso forjado por la disciplina, determinación y negación de ti misma en función de un fin mayor; ese es el costo personal que debes pagar.

Sí, ir en pos de lo que sueñas no es algo fácil; pero sin duda alguna, es lo más gratificante que podrás hacer, pues, es la mejor manera de darle a tu vida el sentido y propósito que Dios determinó para ti; algo mucho más grande que el simple hecho de existir. ¡No te conformes con menos!

Ya es tiempo de cortar lazos con el conformismo, despertar y asumir el costo que implica alcanzar el sueño de Dios para ti. Si lo haces, al final del camino te encontrarás sonriendo.

#MujerInspírate

¿Qué opinas?

Melina Vélez

Melina Vélez

Melina Vélez es comunicadora social, presentadora de radio, escritora, productora de Marketing Digital y directora creativa de Mujer Inspírate. Melina es una soñadora imparable, esposa de Ángel Galeano y mamá de Napoleón, su hijo perruno.

You May Also Like

Conductas autolesivas, cuando el dolor emocional te lleva a hacerte daño - autolesión

Conductas autolesivas: cuando el dolor emocional te lleva a hacerte daño

por lo menos, la expresión que te impide vivir en plenitud

«Por lo menos», la expresión que te impide vivir en plenitud

las chicas que me habitan

Las chicas que me habitan

mujer con estrés postraumático

Vivencias que marcan: ¿cómo saber si tienes estrés postraumático?

error: Content is protected !!