la vida en tiempos de pandemia

La vida en tiempos de pandemia

Como si se tratara de un eco o un grito ahogado de auxilio, la vida nos mandó a hacer un alto en el camino a causa de una pandemia; tal como aquel juego de la infancia donde quedarse estático era divertido, para luego volver a correr con mucho más impulso.

Así, en un chasquear de dedos, de repente nos cambió el ritmo. Las zonas de confort se ven expuestas, las dinámicas sociales e individuales se modifican; el quehacer cotidiano y las rutinas, apremian. Las economías bajan, los miedos asaltan, la gente se extraña y se busca, se llama, se quiere, se necesita…

En ese orden, están las situaciones que nos acechan y nos invierten el sentido de las cosas. Pero también están las personas de las que hablo: las que se buscan y se anhelan, las que le hacen frente al ritmo caprichoso de la vida y las que no; los cara dura y los apacibles, los que se hacen nudos en la garganta y los que aprenden nuevas formas de ser.

Además, están las personas que repiten los libretos y se ciñen a estándares remachados. Sin embargo —y por fortuna— existen también las que conocen bien de la reinvención del ser humano. Las que se alientan en la fe y en las acciones.

Hablo de las personas que viven como si se tratara de un camino diferente por donde cruzar todos los días y se confortan con imaginar que, al pasar las curvas, algo nuevo los sorprenderá.

¿Cómo decides vivir?

En tiempos de pandemia, muchos hacen de su mundo, un caos; una especie de anarquía. Otros, por el contrario, pretenden volverlo un templo de reconciliación en medio de los trances. Reconciliación con los afectos, con la simpleza y la naturalidad propia de las cosas, con la conciencia y la intimidad propia.

Entonces, ¿cómo instaurar bandera cuando se cree perder el control?, y ¿cuál es el ritmo que llevas mientras las formas naturales se desacomodan?

¿Cómo decides vivir el presente?, ¿en el embudo de tus crucifixiones y el vaivén de los desconciertos, o bajo la mirada prometedora de la fe y de la acción?

Pulir sobre la marcha y hacer catarsis. Evocar y reflexionarse puede ser una forma de salvar. Sanarnos de la pandemia de la apatía, la desolación, de la pobreza de espíritu y los malos ratos.

#MujerInspírate

 

¿Qué opinas?

Diana Mile Saldarriaga

Diana Mile Saldarriaga

Periodista. Comunicadora Social. Se dedica a la investigación y realización de contenidos periodísticos y formatos de entretenimiento para televisión. Cree en las mujeres auténticas, sin fachadas, las de los aciertos y las torpezas, las del perdón propio. Le apasiona comprar libros, leerlos, releerlos y pintarlos con lápices de colores.

You May Also Like

las chicas que me habitan

Las chicas que me habitan

Beneficios de hacer de tu casa un hogar ecológico

Beneficios de hacer de tu casa un hogar ecológico

Más que un color una reflexión sobre el racismo

Más que un color: una reflexión sobre el racismo

Me necesito así, el poder de aceptarme

«Me necesito así»: el poder de aceptarme

error: Content is protected !!