el poder del reconocimiento femenino

El poder del reconocimiento femenino

¿Por qué somos tan mezquinas en nuestro reconocimiento hacia las demás?, ¿por qué edificar la imagen y enaltecer el papel que tienen otras mujeres puede resultar una tarea complicada para muchas?

Considero que la cultura de reconocimiento y el poder de expresión entre mujeres cada día se tornan más débiles.

Cada vez es más fuerte esa banalidad que lleva a pensar que halagar a la otra –sea una cualidad, rasgo o característica de su personalidad o su físico– es un acto que pone en desventaja a quien la expresa. Sin caer en generalidades, he visto –especialmente en los contextos donde más mujeres hay– una dificultad enorme para engrandecer, agradecer y otorgar merecimiento a quien es de nuestro mismo sexo.

Sin embargo, reitero, no intento generalizar en que todas las mujeres son mezquinas en su forma de ver a las demás. También están aquellas que ponen primero el valor de la otra antes de ver sus imperfecciones, las que aplauden los logros ajenos sin recelos y las que admiran la grandeza de las batallas que no son propias.

Las hay sinceras, exentas de hipocresía o simulación. Estas son tan espontáneas que –lejos de experimentar cualquier clase de remordimiento o ambivalencia– aplauden las caras bonitas y las curvas soñadas de la otra sin necesidad de desvirtuar lo que otras mujeres representan, porque no sienten que ese cumplido va a empobrecerles la imagen propia ni a robarles puntos en la cancha.

Si es válido hablar desde mi propia experiencia, pocas veces he tenido problema en distinguir o identificar a una persona por sus cualidades o méritos propios. Tengo un carácter que me lleva decir lo que en realidad admiro y me desagrada de la otra.

Con una intención desprendida por completo de la victimización, me acostumbré a no sufrir por los elogios que me faltan o por los que añoro recibir más a menudo.

En cambio, aprendí a aplaudirme a mí misma por el valor que tiene lo que veo frente al espejo; por mi trabajo, mi plan de vida, lo que digo o hago. Eso también es reconocimiento femenino.

No voy a negar que sentirse admirada y querida por las demás es importante, finalmente eso dignifica y motiva; pero preferí no depender de lo que la otra suponga de mí o –para ser más banal– del concepto que la otra tenga de mis nalgas, mi rostro o mi manera de actuar.

¿Qué pasa con el reconocimiento femenino en la red?

Queda fácil pensar que entre más abundan cuerpos perfectos y perfiles notables en las plataformas virtuales, más poder de reconocimiento existe hacia otras mujeres que vemos; pero no es así.

El mundo virtual es uno y la vida real es otra.

Reconocer detrás de la pantalla y a tan solo un paso del provocador menú de filtros fotográficos, es fácil. Elogiar a un click ¡es tan sencillo!, hacerlo no da pánico ni es amenazante. Lo impersonal, por supuesto, siempre será menos abrumador, pues no vemos a la cara; así cuesta poco trabajo mentir y escabullirse.

Por otro lado, resulta cómodo ser morboso, impasible e indiferente. Los likes remotos están de moda, pero los likes sentidos y mirando a los ojos son un bien escaso.

En la vida real –como yo la llamo– resulta menos intimidante criticar y crucificar que perdonar y enaltecer.

Nos hemos acostumbrado a ver a la otra como una amenaza, lo que desencadena en una sarta de celos y envidias insustanciales que anulan el poder de expresividad y enaltecimiento hacia otras mujeres.

Aprendamos también a aprobar a las otras y practiquemos más el reconocimiento femenino. Seguro que por aplaudir la belleza de las demás no vas quedarte sin la tuya.

#MujerInspírate

¿Qué opinas?

Diana Mile Saldarriaga

Diana Mile Saldarriaga

Periodista. Comunicadora Social. Se dedica a la investigación y realización de contenidos periodísticos y formatos de entretenimiento para televisión. Cree en las mujeres auténticas, sin fachadas, las de los aciertos y las torpezas, las del perdón propio. Le apasiona comprar libros, leerlos, releerlos y pintarlos con lápices de colores.

You May Also Like

Qué hacer cuando nada sale bien

¿Qué hacer cuando nada sale bien?

Violencia contra la mujer: una pandemia en el silencio

Violencia contra la mujer: una pandemia en el silencio

Autoestima, cómo equilibrarla para desarrollar tu máximo potencial

Autoestima, ¿cómo equilibrarla para desarrollar tu potencial?

Más que un color una reflexión sobre el racismo

Más que un color: una reflexión sobre el racismo

error: Content is protected !!