Descubre cómo tu perspectiva afecta tu sentido de vida

Si hay algo que la mayoría de nosotras hemos escuchado de alguien cercano, leído o visto, es esa clásica reflexión del “vaso medio lleno o medio vacío” donde confluyen dos realidades, de las cuales prevalecerá aquella hacia la que tu perspectiva se incline; es justo esto de lo que quiero hablarte hoy: la importancia de la perspectiva que asumimos.

Entendemos por perspectiva el punto de vista particular y subjetivo que tiene una persona sobre un tema en concreto. Esto quiere decir que la perspectiva se refiere a la contemplación del mundo desde un solo punto de vista, o desde un ojo único que abarca todo el panorama. ¿Interesante, no?

La perspectiva es la causante de que a veces pensemos que nuestra mejor amiga “se ahoga en un vaso de agua”, también es la razón principal por la que solemos convencernos de que hay cosas que no podemos hacer, lograr o superar.

Verás, el primer error que cometemos ante las circunstancias adversas es permitirle a nuestra perspectiva maximizar lo que enfrentamos, porque eso solo nos hace sentirnos pequeñas e incapaces, además, le da un “poder de invencibilidad” infundado a nuestras circunstancias. Así, ¡cualquiera se preocupa y se deprime!, ¿o no?

Ahora bien, como ser humano, tienes perfecto derecho de sentirte mal en algún momento de tu vida; el problema surge cuando tu perspectiva de la vida te hace incurrir en decisiones y/o actitudes constantes que te llevan a hacer de esos sentimientos negativos, una morada, hasta convertirse en parte de tu carácter.

Amiga, quizás no podemos cambiar lo que nos sucede, pero asumir la perspectiva correcta ante el panorama sí es nuestra elección.

Pero, ¿cuál es la perspectiva correcta?

La perspectiva correcta es aquella que –sin importar cuán terrible sea la realidad– no te resta, sino que siempre te suma, sea una solución en particular o simplemente paz, confianza y esperanza.

Esto quiere decir que la perspectiva correcta viene dada por la óptica de Dios respecto al asunto.

Ante la adversidad, Dios solo desea que le demos un voto de confianza a través de la fe. Él ha prometido que será nuestro sostén en momentos de debilidad, nuestro milagro en medio de lo imposible, nuestra paz en medio de la tormenta, nuestra alegría en medio de la calamidad… Entonces, ¿por qué seguir maximizando nuestros problemas, cuando eso solo logra minimizar lo que Dios desea hacer en nosotras?

Querida lectora, mi invitación es a que cierres tus ojos y te permitas mirar más allá, desde la perspectiva de Dios, conforme a lo que Él desea sacar de ti con esa situación que actualmente enfrentas. Recuerda que cuando confiamos plenamente en Dios, TODAS las cosas funcionan para nuestro bien.

Si deseas aprender a cambiar tu perspectiva y no sabes por dónde empezar, te invito a leer este maravilloso post que escribimos hace algún tiempo, este te aportará experiencias y consejos para aprender a apreciar el “lado bueno” de las cosas.

#MujerInspírate

¿Qué opinas?

Melina Vélez

Melina Vélez

Melina Vélez es comunicadora social, presentadora de radio, escritora, productora de Marketing Digital y directora creativa de Mujer Inspírate. Melina es una soñadora imparable, esposa de Ángel Galeano y mamá de Napoleón, su hijo perruno.

You May Also Like

Qué hacer cuando nada sale bien

¿Qué hacer cuando nada sale bien?

Violencia contra la mujer: una pandemia en el silencio

Violencia contra la mujer: una pandemia en el silencio

Autoestima, cómo equilibrarla para desarrollar tu máximo potencial

Autoestima, ¿cómo equilibrarla para desarrollar tu potencial?

Más que un color una reflexión sobre el racismo

Más que un color: una reflexión sobre el racismo

error: Content is protected !!