Tres necesidades básicas que protegen la salud mental de las madres

Ser madre no es tarea fácil. El acceso a la tecnología ha ampliado nuestra capacidad de educarnos, permitiendo un cambio constante de paradigmas. No obstante, pareciera que el epicentro de la mujer sigue siendo la maternidad acompañada de sentimientos encontrados y descuido de sus necesidades básicas; es así como –en medio del camino de la vida– se nos olvida un principio fundamental: si mamá (o papá) no están bien emocionalmente, entonces los hijos tampoco lo estarán.

Investigaciones en el campo del comportamiento humano han concluido que existen tres necesidades básicas que promueven nuestro bienestar emocional y psicológico, y hoy las compartimos contigo:

  1. Conectar con otros: Al convertirnos en madres la atención se centra en la crianza de los niños. Muchas madres se aíslan por temor a sentirse juzgadas, otras simplemente sienten que no tienen tiempo para hablar con amigas, y menos si esas amigas no tienen hijos. La necesidad de conectar con otros es vital para nosotros, por esa razón es que sentir el apoyo, la comprensión, y el entendimiento es algo que buscamos “sin querer queriendo”; así que empezar a incluir miembros de la familia y amistades a tu rutina te ayudará a proteger tu salud emocional.
  2. Sentirse competente: La maternidad ofrece miles de oportunidades donde nos confirmamos que sí podemos lograr que ese pequeño bebé sobreviva y sea feliz. No obstante, muchas mamás abandonan su vida profesional a cambio de la maternidad; aquí es donde puede comenzar a deteriorarse la salud mental de las nuevas madres, dado que la necesidad de trabajar, sentirse productiva y competente es una fuerza de vida. Ante esto, habla con otras personas que han estado en una situación similar a la tuya para volver al trabajo y recuperar tu sentimiento de competencia.
  3. Autonomía: Las madres suelen perder mayor autonomía en su vida que los padres. No es inusual escuchar o ver una caricatura donde el niño acompaña a la madre al baño, ¡porque así es! Los pequeños son deseados “intrusos” que llegan a la vida, y toca renunciar a momentos de intimidad. Como mujer, necesitas momentos para ti sola. Si puedes utilizar tu red de apoyo (familia y amigos) entonces puedes recuperar poco a poco tu autonomía y alimentar tu sentido de competencia.

La necesidad de conectar con otros, sentirse competentes y recuperar la autonomía son básicas en la vida de cada persona. La clave está en organizar las prioridades y planificarte en función de ellas. Si sabemos lo que queremos, pronto lo alcanzaremos.

#MujerInspírate

¿Qué opinas?

Gabriela Torres

Gabriela Torres

Psicóloga, terapeuta de familias, amante del trabajo con los niños y especialista en el fortalecimiento del vínculo en parejas para el bienestar del grupo familiar. Le encanta aprender cada día algo nuevo y si lo hace junto al mar, ¡es el mejor día!

You May Also Like

Qué hacer cuando nada sale bien

¿Qué hacer cuando nada sale bien?

Violencia contra la mujer: una pandemia en el silencio

Violencia contra la mujer: una pandemia en el silencio

Autoestima, cómo equilibrarla para desarrollar tu máximo potencial

Autoestima, ¿cómo equilibrarla para desarrollar tu potencial?

Más que un color una reflexión sobre el racismo

Más que un color: una reflexión sobre el racismo

error: Content is protected !!