mujer con estrés postraumático

Vivencias que marcan: ¿cómo saber si tienes estrés postraumático?

¿Qué pasa cuando algo malo, realmente muy malo, te ocurre? Hablo de cosas que suelen afectarte de formas insospechadas y tras las cuales te resulta difícil volver a la normalidad. Quizás pienses que el Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) se dé solo en veteranos de guerra, pero lo cierto es que puede pasarle a cualquiera. Entonces, ¿cómo saber si esto es lo que te está pasando?, y lo más importante, ¿qué puedes hacer al respecto? Esas son las principales preguntas a responder.

El Trastorno de Estrés Postraumático es más común de lo que crees y las circunstancias que lo desencadenan son variadas.

Por ejemplo, desde vivir un desastre natural o sobrevivir a un accidente de tránsito, hasta haber sido testigo de un crimen violento, víctima de un asalto sexual e inclusive, haber experimentado un parto difícil y sufrido. El punto es que este trastorno mental se asocia a la ansiedad sufrida ante un hecho traumático; por lo que los síntomas se desarrollan solo después de la experiencia.

Y es que atravesar por un trauma no es raro. De acuerdo al Centro Nacional para el TEPT, 5 de cada 10 mujeres (o el 50 %) experimentan un evento traumático al menos una vez en sus vidas.

De hecho, se estima que solo en los Estados Unidos, el 10 % de las mujeres desarrolla síntomas de estrés postraumático, especialmente si hubo abuso físico en la adultez y abuso sexual en la niñez. En cambio, en el caso de los hombres, solo un 4 % presenta síntomas luego de ser activo militarmente, ser testigo de una muerte y/o lesión severa en alguien, o tras sufrir un accidente.

Pero, ¿qué pasa en la mente de una persona que sufre TEPT?

Por lo general, la persona con estrés postraumático revive su experiencia a través de pensamientos intrusivos —esos recuerdos involuntarios sobre el trauma—; pesadillas, donde la temática recurrente es lo vivido; flashbacks ante eventos, lugares o individuos que traen a memoria el hecho en sí, y al manifestar comportamientos evitativos, ya que la persona no quiere revivir el trauma en su mente.

¿Qué sucede en el mundo emocional?

En cuanto a las emociones, es común observar los siguientes comportamientos:

  • Culpabilidad y vergüenza al sentir que de haber hecho algo distinto, lo que vivieron no hubiese sucedido.
  • Problemas para recordar ciertos detalles del hecho.
  • Insensibilidad emocional, porque experimentar cualquier emoción podría llevarlos a revivir ese momento terrible.
  • Aislamiento de los demás por sentirse incomprendidos.
  • Pérdida de interés en actividades que antes resultaban placenteras.

Y en el plano fisiológico, ¿qué ocurre?

Cada persona vive su experiencia de un modo particular; sin embargo, cuando se sufre de estrés postraumático es común manifestar un estado de alerta constante —debido al miedo de que algo malo pueda volver a pasar—, irritabilidad constante y falta de concentración en actividades cotidianas. También se hacen presente las dificultades en el sueño —bien sea para quedarse dormido o sentir que no se descansa durante la noche— y un ritmo cardíaco acelerado ante la más mínima percepción de algo que traiga a colación lo vivido.

¿Puede una experiencia traumática en la niñez desencadenar TEPT?

Muchas personas creen que los niños más pequeños —los menores de 5 años— no viven ni sienten emociones como los adultos, pero ¡nada hay más alejado de la realidad! En la infancia, al enfrentar un evento traumático, es común observar regresiones, es decir, volver a etapas tempranas del desarrollo físico/cognitivo/emocional. Por ejemplo, mojar la cama luego de haber aprendido a ir al baño; dejar de hablar luego de hacerlo de forma fluida; necesitar constantemente el contacto con un adulto y rehusarse a las separaciones.

Además, la irritabilidad y la agresividad pueden manifestarse en los niños, así como la tendencia de revivir la experiencia a través del juego o en pesadillas cada noche.

¡No temas! Sí se puede sobrellevar el Trastorno de Estrés postraumático

En definitiva, sobrevivir a un evento traumático puede afectar el plano mental, emocional y fisiológico tanto en los niños como en adultos. La intensidad, frecuencia y duración de los síntomas será lo que dirá si una persona está batallando con el TEPT y si necesita ayuda especializada para recuperar lo que era su vida antes del trauma.

Si crees que este es tu caso, estas son algunas de mis recomendaciones:

  1. No recurras a la evasión como la única estrategia de afrontamiento. Distraerte puede ayudarte en el corto plazo, sin embargo, puede que impida tu recuperación emocional y alimente el sentimiento de estar indefenso contra el mundo.
  2. Mantén una rutina de vida, porque todo continúa. Recuerda que encontrar un propósito de vida puede ayudarte a sanar emocionalmente al darte una perspectiva diferente de lo que viviste.
  3. Comprométete a practicar actividades placenteras e involucra a otros. El estrés postraumático hace que sea fácil aislarse del mundo; sin embargo, el apoyo de familiares y amigos te ayudarán a sentirte acompañada, lo cual será un factor de protección para ti en tu proceso de sanación.
  4. Si perdiste a alguien, rememora a la persona fallecida. Aunque esta sea una de las cosas más difíciles de hacer durante el duelo, recordar las cosas buenas que aprendiste de tu ser querido hará que su huella sea permanente en este mundo.
  5. Date permiso de seguir viviendo a pesar de la adversidad. A veces nos sentimos culpables, avergonzados, aterrorizados o enojados por lo ocurrido; estas emociones negativas nublan otras que también viven en tu corazón, como la gratitud, la esperanza, la valentía, la alegría y el amor.
  6. Mantén una rutina de sueño y hábitos saludables de alimentación. Esto te ayudará a mantener un equilibrio en tu cuerpo para poder funcionar en distintas áreas de tu vida.
  7. Adopta técnicas de relajación y visualización, simplemente porque la respiración consciente y la meditación le hacen bien a la mente.
  8. Practica la técnica del Grounding (5 cosas que puedas ver, 4 cosas que puedas oír, 3 cosas que puedas tocar, 2 cosas que puedas oler, 1 cosa que puedas saborear) y usa tus cinco sentidos para reconectarte con el aquí y el ahora.

Si tu caso es que cuidas a un niño que ha sobrevivido una experiencia traumática, quiero recomendarte que leas estos consejos para que los padres ayuden a bebés y niños pequeños después de un desastre. Solo ten presente lo siguiente:

  1. Él/Ella no está manipulándote, solo tiene mucho miedo.
  2. Hazle saber en todo momento que ahora está seguro. Si no lo están, entonces explícale los pasos que están siguiendo para mantenerse lo más seguros posible.
  3. Hagan actividades entretenidas para ayudarle a distraerse.
  4. Si tiene regresiones en su desarrollo, no le critiques. El amor debe prevalecer, así que hazle sentirse amado y apoyado en su proceso de recuperación.

Para concluir, quiero recordarte que el Trastorno de Estrés Postraumático no debe quedarse eternamente en tu vida ni dictar cada una de tus decisiones. Por lo contrario, es tu ser interior informándote que necesitas darte el permiso de vivir un proceso de sanación para continuar adelante con tus propósitos de vida.

#MujerInspírate

 

¿Qué opinas?

Gabriela Torres

Gabriela Torres

Psicóloga, terapeuta de familias, amante del trabajo con los niños y especialista en el fortalecimiento del vínculo en parejas para el bienestar del grupo familiar. Le encanta aprender cada día algo nuevo y si lo hace junto al mar, ¡es el mejor día!

You May Also Like

las chicas que me habitan

Las chicas que me habitan

Beneficios de hacer de tu casa un hogar ecológico

Beneficios de hacer de tu casa un hogar ecológico

Qué hacer cuando nada sale bien

¿Qué hacer cuando nada sale bien?

Violencia contra la mujer: una pandemia en el silencio

Violencia contra la mujer: una pandemia en el silencio

error: Content is protected !!