Depresión posparto, el lado oscuro de la maternidad

Depresión posparto: el lado oscuro de la maternidad

No, no era así como debía ser la maternidad… Se supone que debías estar feliz, sentirte plena y agradecida. Sin embargo, no entiendes la razón de tu agobio. “¿Será que no quiero a mi bebé?”, es la interrogante que se asoma y ni te atreves a hacerte en voz alta, pues “¿qué clase de madre se pregunta algo así?”. Quizás le estés haciendo frente a la depresión posparto y eso es lo último que te pasa por la cabeza.

Después de la llegada del anhelado bebé, muchas mujeres ven eclipsada la felicidad de la maternidad a causa de una vorágine de sentimientos negativos que, incluso, puede llevarlas a rechazar a su hijo(a) y a atentar contra la integridad física tanto propia como del bebé.

Sin embargo, algunas mujeres eligen buscar ayuda y desafiar el concepto de la maternidad como un momento exclusivo lleno de magia y de luz.

La Organización Mundial de la Salud estima que la depresión posparto tiene lugar en un 10 % de las mujeres embarazadas y en un 13 por ciento de las que ya han dado a luz. Mientras que en ciudades desarrolladas la tendencia es mayor: el 15,6 % experimenta este trastorno mental durante el embarazo y el 19,8 % lo hace después de parir.

depresión posparto proceso de Kathy DiVincenzo
Kathy DiVincenzo es una mujer de fe y hace un par de años compartió su experiencia a través de una sesión fotográfica que se volvió viral. “Creo que es hora de mostrar al mundo lo que realmente es, no solo el lado de mí que es digno de aparecer en Facebook. Esta es la realidad, así es mi vida… Lo único más agotador que tener esta enfermedad es fingir todos los días que no es verdad. Intento ocultarlo porque no quiero que piensen que soy débil, loca o una madre terrible, o el otro millón de cosas de las que mi mente trata de convencerse”, comenta. Imagen: daniellefantisphotography.com

Tristeza posparto vs. Depresión posparto

El cansancio, el sentimiento de estar abrumada, el no poder dormir bien y las preocupaciones son emociones comunes en mujeres que acaban de convertirse en mamás, ya que la maternidad es un rol demandante. A este fenómeno se le conoce como tristeza posparto o baby blues. En cambio, la depresión posparto es una enfermedad mental que pone en riesgo la salud física y conductual.

Muchas nuevas madres no pueden reconocer los síntomas, lo que empeora su situación.

La alarma se enciende cuando estas mujeres, al no sentirse “llenas de magia, alegría o paz” suelen auto-juzgarse como “malas mamás”, algo que las estigmatiza y les impide buscar ayuda por miedo a que las consideren incompetentes o puedan perder a sus hijos.

En este punto, quiero resaltar que la depresión posparto no ocurre por algo que una mamá hace o deja de hacer; de hecho, se desconoce la causa exacta de este trastorno.

Kathy DiVincenzo con su hija
Kathy DiVincenzo con su hija mayor. “Tenemos que dejar de asumir que el periodo posparto está lleno de euforia, porque para una de cada siete mujeres no lo está”, asegura. Imagen: daniellefantisphotography.com

No obstante, existen diversos factores psicológicos y socioculturales que pueden ser condicionantes, así como factores biológicos capaces de ocasionar un desajuste en los niveles hormonales.

Por ejemplo, al momento de concebir al bebé, los niveles de estrógenos y progesterona en el cuerpo se magnifican para permitir su adecuado desarrollo. Así como suben, estas hormonas retornan al nivel previo al embarazo durante las primeras 24 horas del puerperio.

Aunado a esto, si anteriormente tuviste un aborto, viviste un parto traumático o un embarazo de alto riesgo —donde temías por tu vida y/o la del bebé—, ¡no podemos imaginar el estrés al que estabas sometida! Y sí, eso también puede influir.

Cuando se mantienen por mucho tiempo todas estas emociones en el cuerpo, pueden provocar cambios en cómo piensas, sientes y actúas.

Pero, ¿cómo sé si lo que estoy viviendo es una depresión posparto?

Si has tenido algunos de estos síntomas por más de dos semanas, es recomendable que busques asesoría con un especialista en salud mental, tu médico o partera:

  • Te sientes triste y desesperanzada.
  • Notas que lloras a menudo u otros te dicen que te ven hacerlo seguido.
  • Tienes poco ánimo para hacer las cosas, incluso, las que antes te apasionaban.
  • Percibes que olvidas las cosas con frecuencia.
  • Notas cambios en tus hábitos alimenticios, por ejemplo, ahora comes de más o casi no lo haces.
  • Experimentas sentimientos de culpa porque crees que no eres una buena mamá.
  • Buscas aislarte dentro de tu propia casa y aún de familiares o amigos.
  • Te cuesta comunicar lo que piensas o lo que sientes.
  • Te da la impresión de que no tienes conexión con el bebé o sientes que el bebé es de otra persona.
  • Has pensado en hacerle daño al bebé y/o a ti misma.
Kathy DiVincenzo con su hijo
Kathy DiVincenzo con su hijo menor. “Necesitamos romper el estigma y compartir nuestras historias, dejando saber a las demás que no están solas”, asegura. Imagen: daniellefantisphotography.com

¡No desesperes!, hay solución

Quizás al leer estas líneas te has identificado con uno o más síntomas. Si es así, ¡ten calma!, ya que en tu comunidad puedes encontrar recursos para ayudarte a sobrellevar este momento difícil en tu vida.

En términos generales, existen dos tratamientos que se recomiendan para superar la depresión posparto:

  1. Atención psicoterapéutica. Un profesional de la salud mental (psicólogo, terapeuta de familia o un psiquiatra) puede ayudarte a comprender qué está ocurriendo en tu cuerpo y en tu mente para luego desarrollar estrategias de afrontamiento que te lleven a disfrutar —poco a poco— de la interacción con tu bebé y con tu familia.
  2. Medicación. Es una alternativa disponible para las mujeres que están pasando por una depresión posparto. Sin embargo, es imperativo consultar con un psiquiatra o profesional médico antes de comenzar un tratamiento farmacéutico, a fin de garantizar que no afecte la lactancia del bebé (en el caso tal de que hayas escogido amamantar al nene).

Ahora bien, ¿será que existe algo más que puedas hacer mientras buscas ayuda profesional? ¡Claro que sí! Estos son los tips que te recomiendo:

  • Habla con otras madres que pasan por lo mismo para que aprendas de sus experiencias. BabyCenter es un sitio confiable donde puedes interactuar con otras mamás.
  • Si te es posible, duerme cuando el bebé duerma.
  • Pide y acepta la ayuda de tus familiares y amistades.
  • Comunícate con tu pareja. Si te cuesta verbalizar, escribe y luego lees la carta en voz alta para él.
  • Procuren no hacer cambios drásticos, ya que la llegada del bebé genera bastante estrés en sí como para agregar una cuota extra.

Este artículo nace con el fin de promover la salud mental de las madres y porque queremos unirnos al movimiento de desmitificar el romanticismo de la maternidad.

La depresión posparto es algo real y no te hace menos mamá por padecerla.

Espero que estas sugerencias te permitan calmar tu corazón, tu mente y tu cuerpo para tomar las decisiones que más te convengan y así puedas disfrutar de la maternidad. Asimismo, concédete el permiso de buscar ayuda y fortalecer tu vínculo afectivo contigo misma y con tu bebé.

#MujerInspírate

 

¿Qué opinas?

Gabriela Torres

Gabriela Torres

Psicóloga, terapeuta de familias, amante del trabajo con los niños y especialista en el fortalecimiento del vínculo en parejas para el bienestar del grupo familiar. Le encanta aprender cada día algo nuevo y si lo hace junto al mar, ¡es el mejor día!

You May Also Like

mujer con estrés postraumático

Vivencias que marcan: ¿cómo saber si tienes estrés postraumático?

Autoestima, cómo equilibrarla para desarrollar tu máximo potencial

Autoestima, ¿cómo equilibrarla para desarrollar tu potencial?

10 cosas que puedes hacer para mejorar la convivencia familiar

10 cosas que puedes hacer para mejorar la convivencia familiar

Ansiedad, cómo controlarla en 8 pasos

Ansiedad, cómo controlarla en 8 pasos

error: Content is protected !!