Claves para manejar la ira

A menudo solemos referirnos a las personas iracundas, explosivas o que reaccionan de manera agresiva como personas “con un carácter fuerte”, cuando no hay nada más alejado de la realidad que dicha expresión.

Te explico, una actitud iracunda está más ligada al temperamento (comportamiento que se desarrolla de forma natural y que está marcado por la herencia genética), que al carácter (las actitudes que decidimos asumir en torno a nuestras creencias, valores y que, por ende, dominan el temperamento en sí).

En pocas palabras, ser iracundas o explosivas poco tiene que ver con tener un carácter fuerte, sino precisamente por la falta de este, ya que lo temperamental define a este tipo de personas.

Si a menudo te ves envuelta en discusiones que se salen de control; gritas, ofendes o amenazas a otros cuando te sacan de tus casillas, te tornas violenta y rompes cosas cuando te molestas o reconoces que eres una de esas personas propensas a explotar o a enojarse constantemente; entonces, amiga, déjame decirte que tienes un problema de manejo de ira.

Hoy quiero compartir contigo seis puntos clave –recomendados por expertos de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU.– para que aprendas a manejar la ira, expresarla de manera saludable y evitar que sea esta la que te domine.

1. Pon atención a los factores desencadenantes. Sea a causa de sentimientos, personas, eventos, situaciones, recuerdos, preocupación o estrés; saber cuándo podrías enojarte o qué te haría hacerlo puede ayudar a anticiparte y a manejar mejor tu reacción.

2. Cambia tu forma de pensar. Las personas iracundas a menudo ven las situaciones de manera extremista, es decir, en términos de “siempre” o “nunca”. Por ejemplo: “siempre haces lo mismo”, “nunca me escuchas”… cuando en realidad las cosas rara vez son así de extremas. Intenta abrir tu mente, ser más razonable, empática y evita emplear estos términos que dificultan ver la solución a los problemas; así podrás ver las cosas con mayor claridad.

3. Encuentra formas de relajarte. Ya sé que no a todos les funciona eso de respirar profundo y contar hasta 10; sin embargo, existen muchas técnicas, formas y alternativas para relajarte, desde salir y despejarte o hablar para exteriorizar lo que sientes, hasta practicar algún deporte, ejercicio o escuchar música. Basta con que encuentres aquello que te ayude a drenar el despliegue energético que ocasiona la ira, y por ende, te ayude a sentirte más relajada.

4. Toma un momento para calmarte. En ocasiones, la mejor manera de calmar la ira es alejarse de la situación que la está provocando. Así que cuando algo o alguien esté a punto de hacerte explotar, simplemente retírate en silencio y tómate unos minutos como plan de contingencia antes de formar un pleito; hacerlo te ahorrará problemas y situaciones incómodas postreras. Eso sí, siempre hazle saber a los demás de tu estrategia y que regresarás cuando te sientas más tranquila a fin de evitar discusiones mayores.

5. Trabaja para resolver los problemas. Si la misma situación te hace sentir ira una y otra vez, entonces busca una solución al respecto –sobre todo si se trata de personas o ambientes tóxicos que ameritan que tomes distancia–. Por el contrario, si se trata de situaciones específicas –como el tráfico o que siempre te hagan esperar–; busca alternativas o una estrategia para distraerte o relajarte en esos momentos, como ir en bicicleta al trabajo o leer un libro que ames mientras te toca esperar.

6. Aprende a comunicarte. El mayor problema de comunicación que tenemos es que solemos escuchar para responder y no para entender; por ello, si estás a punto de perder la cabeza, NO respondas con lo primero que pienses y quieras soltar; mejor escucha al otro para entender y tómate tu tiempo para pensar qué responder y cuál sería la mejor manera de hacerte entender a fin de evitar discutir a toda costa.

Por último, y a manera muy personal, te invito a buscar de Dios. Es impresionante ver cómo cultivar una vida espiritual y poner en manos de Dios tu temperamento da resultados maravillosos en tu carácter y lo fortalece, pues, Dios es especialista en trabajar y hacerse fuerte en las áreas débiles de nuestras vidas cuando acudimos a Él.

Recuerda que la ira acarrea muchas consecuencias a nuestra vida: aleja a las personas, hiere a quienes amamos (familia, pareja, amigos), genera problemas en el trabajo –o en cualquier ambiente en el que te desenvuelvas– y provoca serios problemas de salud. Así que pon en práctica estas claves para aprender a manejarla y contrarrestarla antes de que te cause daños mayores.

Redactado con información tomada de holadoctor.com

#MujerInspírate

¿Qué opinas?

Melina Vélez

Melina Vélez

Melina Vélez es comunicadora social, presentadora de radio, escritora, productora de Marketing Digital y directora creativa de Mujer Inspírate. Melina es una soñadora imparable, esposa de Ángel Galeano y mamá de Napoleón, su hijo perruno.

You May Also Like

mujer joven baila mientras sonríe mirando al cielo - quiero bailar con Dios

Quiero bailar con Dios

mujer con las manos sobre su pecho - cómo sanar a tu niño interior

Carta abierta: Cómo sanar a tu niño interior

¿Cómo mantener el bienestar emocional en tiempos difíciles?

Mujer envidiosa cómo saber si sientes envidia combátela en 4 pasos

¿Cómo saber si sientes envidia? Combátela en 4 pasos

error: Content is protected !!