Belleza ¿a cualquier precio?

Cada mañana te levantas, tomas un baño y al entrar a tu cuarto para empezar a vestirte, te encuentras frente al espejo. Los minutos se te van como segundos frente a él, detallándote. Pasas tus manos por lo que deseas remover, aprietas esos rollitos que tanto te esfuerzas por ocultar, quizás te levantas los senos para ponerlos en el lugar donde te gustaría que estuviesen o te metes relleno en el glúteo, soñando con verte así algún día. ¿Hasta dónde llega ese deseo por verte cómo deseas? ¿Es tan fuerte como para poner tu vida en riesgo?

A menudo piensas en el bisturí. “Si tuviera la oportunidad, me operaría”, te dices y le comentas a tus amigas. Después de todo, ¿qué hay de malo en una cirugía estética? Quizás así pensaron las 13 mujeres que fallecieron recientemente en Florida tras un procedimiento que se complicó porque, en su afán y necesidad por “verse bien”, apostaron a lo más rápido, a lo más económico, o simplemente fueron víctimas de la desinformación y así, aún lo aparentemente sencillo terminó por pasarles factura.

Cada vez mueren más mujeres por someterse a aumentos de glúteos con injertos de grasa autóloga.

En el estado de la Florida fueron 13 esta vez, pero reportes afirman que en países como Colombia o Brasil, se registra más de un fallecimiento por mes a causa de técnicas asociadas al aumento o levantamiento de glúteos.

Se trata de uno de los procedimientos estéticos de más rápido crecimiento en todo el mundo –con un incremento del 12% en el último año– y las sociedades de cirugía plástica manifestaron su preocupación sobre los peligros de esa técnica.

Se estima que la tasa de mortalidad de ese método es la más alta conocida para cualquier procedimiento cosmético.

Por la preocupación que generó este aumento en la estadística de fallecimientos por el procedimiento, se creó una Task Force en los Estados Unidos conformada por reconocidos especialistas de todo el mundo reunidos para el estudio de esta técnica y realizar las conclusiones para prevenir y evitar esta estadística.

El especialista universitario en cirugía plástica y director de Comunicación de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (Sacper), Jorge Pedro, explicó que “al inyectar grasa autóloga u otras sustancias en el glúteo pero a nivel profundo, debajo de la fascia del músculo glúteo mayor, se puede aplicar la inyección del material directamente en los vasos de los glúteos, produciendo una embolia pulmonar o la muerte del paciente”.

Tras destacar que “no es una técnica criticable” y que “bien hecha resulta exitosa”, Pedro remarcó que “es peligrosa en manos de especialistas que no la conocen y la realizan en sus propios consultorios con anestesia local”.

Desde la Sacper consideraron importante llamar la atención de la población sobre el hecho de que “médicos sin el título de especialista, certificación ni experiencia quirúrgica se atreven a realizar estos procedimientos sin las medidas de seguridad necesarias y sin el conocimiento acabado de la técnica quirúrgica segura”.

Asimismo, destacaron que al peligro del intrusismo en cirugía plástica se suma el lugar donde se realizan estos procedimientos, como consultorios y centros sin complejidad para realizar tratamientos invasivos o cruentos.

“En muchos casos se trata de centros no habilitados y otros, si bien poseen una habilitación precaria o antigua, se trata de establecimientos sin complejidad en cuanto a medidas de seguridad e higiene para actuar en caso de una complicación, que ponen en riesgo la vida del paciente”, agregó Pedro.

¿Qué le meten al cuerpo?

Según el presidente de Sacper, Juan Carlos Rodríguez, otro hecho muy común en países como Argentina que no se denuncian ante las sociedades científicas internacionales asociadas en este estudio, “es la inyección glútea pero no de tejido graso autólogo, sino de sustancias sintéticas como el polimetilmetacrilato, que en realidad se trata en la mayoría de los casos de inyección de silicona industrial que no es de uso médico ni estéril con el daño local consiguiente, ocasionando la muerte en muchos casos por embolia del líquido en los pulmones, cerebro y otros órganos del cuerpo”.

Las autoridades del grupo de trabajo de las sociedades más importantes del mundo advirtieron que el 6 de junio, la Junta de Medicina de Florida emitió una regla de emergencia para el injerto de grasa glútea que entró en vigencia el 17 de junio.

Esta medida exige que cuando se realicen procedimientos de injerto de grasa glútea, la grasa “sólo se puede inyectar en el espacio subcutáneo y nunca cruzar la fascia glútea”.

Según ese reglamento, “las inyecciones de grasa intramuscular o submuscular están prohibidas”.

Por último, la Sacper recomienda tanto a mujeres como a hombres que si están por consultar a un profesional para realizarse una cirugía de aumento o levantamiento glúteo, investiguen bien sobre el procedimiento y pregunten acerca de las medidas de seguridad, siendo fundamental elegir un especialista certificado en cirugía plástica, estética y reparadora, y solicitar que sean informados sobre los alcances y detalles de las cirugías así como de posibles complicaciones.

No corras riesgos por vanidad. La belleza real no se compra ni se fabrica.

En todo caso, si decides someterte a este tipo de procedimientos, no escatimes en informarte ni en invertir lo necesario a la hora de ponerte en manos profesionales y responsables ya que tu vida entra en juego.

Fuente: infobae.com

#MujerInspírate

¿Qué opinas?

You May Also Like

mujer joven baila mientras sonríe mirando al cielo - quiero bailar con Dios

Quiero bailar con Dios

mujer con las manos sobre su pecho - cómo sanar a tu niño interior

Carta abierta: Cómo sanar a tu niño interior

¿Cómo mantener el bienestar emocional en tiempos difíciles?

Conductas autolesivas, cuando el dolor emocional te lleva a hacerte daño - autolesión

Conductas autolesivas: cuando el dolor emocional te lleva a hacerte daño

error: Content is protected !!